La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

Declaraciones del portavoz de la Conferencia Episcopal sobre el documento ‘Ante la crisis, solidaridad’

El portavoz de la Conferencia Episcopal, Mons. Juan Antonio Martínez Camino, considera que “que la unidad de España no es un dogma de fe, pero es una cuestión moral”, porque “no vale todo para actuar ni para comportarse respecto de la unidad de España, que no se puede ignorar”. Durante una entrevista en La Linterna de COPE, en la que Monseñor Martínez Camino ha analizado el documento firmado por la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal bajo el título ‘Ante la crisis, solidaridad’, se ha referido al punto número 12 de dicho documento, en el que se habla de las propuestas políticas encaminada a desintegrar la unidad nacional “nos causa una gran inquietud”. 

Martínez Camino ha explicado que “los obispos tienen una grave preocupación por este problema, aunque no quieren y no deben inmiscuirse en la política. Y cómo se organiza la convivencia entre todos los pueblos de España es una cuestión política”. Pero “no vale todo en cómo se hace esto. Hay una implicación moral y ética que obliga a los partidos y que obliga a los ciudadanos. Y aquí es donde los obispos dicen que cualquier movimiento unilateral que ponga en peligro la unidad de España tiene una implicación moral, porque hay que ver qué implicación unilateral para el bien común de esta realidad histórica, social y política que es España”.

“Y poner en peligro el bien común y el bien que significa la unidad de España causa inquietud”, ha continuado el portavoz de la Conferencia Episcopal.  “No es moralmente aceptable. Esto no quiere decir que España es un dogma de fe ni que esté en el Evangelio, que a veces se argumenta con este nivel de simplicidad”.

“La CEE no entra en cómo se organiza la vida política, pero aunque es verdad que la unidad de España no es un dogma de fe, pero sí es una cuestión moral. Es una cuestión coyuntural. No vale todo para actuar ni para comportarse respecto de la unidad de España, que no se puede ignorar”.

“Si se ignora la unidad de España, no actúa igual de bien uno que lo ignora que otro que no lo ignora. Hay una dimensión moral, de cómo se comportan los actores políticos y las perronas respecto de este bien que es la unidad de España”, ha indicado Monseñor Martínez Camino en los micrófonos de la Cadena COPE.

Por tanto, “hay que preservar la unidad de España y la rica pluralidad de los pueblos de España. Y eso se puede modificar también de algunas maneras, pero según un modo de proceder justo”.

DESAHUCIOS

Otro de los puntos del documento ‘Ante la crisis, solidaridad’, el 14 concretamente, se refiere a las familias que son desahuciadas. Monseñor Martínez Camino ha explicado que lo que se pide es “un gesto de esperanza para estas familias. La familia es una institución social básica, fundamental. Si hay familias en problemas por la coyuntura, lo que los obispos piden es que, a quien corresponda, pueda arbitrar una fórmula justa para que no tengan que verse en la calle. Sabemos que hay fórmulas para que la solución no sea: a la calle”.

Martínez Camino reconoce que “los poderes públicos están desbordados”, y que “el Estado no tiene que resolver todos los problemas”, pero lo que sí tiene que hacer es dar cauces sociales, tiene que hacer un buen marco legal para que la sociedad se defienda a sí misma; y para que haya un sistema impositivo justo; y un sistema de Educación justo; donde la iniciativa de la sociedad sea favorecida, no sobrereglamentada por el Estado”.

“Estamos en una solución especial, y lo que se pide es una solución concreta para este problema concreto”, ha sentenciado el portavoz de la Conferencia Episcopal.

En cuanto a Cáritas, Monseñor Martínez Camino ha contado que se ha “duplicado el número de personas a las que socorre durante estos cuatro años. El negocio de Cáritas va bien porque hay muchos donantes y mucha gente que hace posible esta multiplicación de las atenciones. Esto Cáritas lo va a hacer siempre, sea cual sea la circunstancia y la bondad o la fortaleza de un Estado, la caridad va a ser siempre necesaria, ya ahora de manera especial”.

“Es difícil de imaginar cómo estaríamos la red que tejen las familias y Cáritas. Si no estuviesen abuelos ayudando a sus hijos y a sus nietos, sin esta red familia como sólo se puede dar en una familia estable y sana, y por eso hay que proteger a la familia, y al matrimonio, y la natalidad. Esta es la política social de primer orden que un gobierno sensato debería hacer”, ha pedido Martínez Camino.

“Y se está demostrando ahora, si no estuviese la familia, si no estuviese Cáritas, si no estuviesen los comedores sociales de religiosas o de cofradías… Sin esto, y más cosas, es difícil imaginar cuál sería la situación actual”.

Además, desde el documente de la CEE se pide que “con este panorama es necesario conocer las virtudes humanas. Es la oportunidad, sin banalizar el sufrimiento y los apuros de muchísima gente, de replantear nuestro estilo de vida. Tenemos que tener todos un estilo de vida más responsable con nuestra familia, con nuestros vecinos y con el Estado. Hay que ir al fondo de cómo vivimos, si vivimos por encima de nuestras posibilidades, adorando ídolos falsos, pensando que la vida es buena y es feliz porque tenemos más que el vecino… y sabemos que no es así. Esa dinámica es la que hay que romper”.