La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

Mons. Fidel Herráez: “hay que apoyar la nueva evangelización desde la nueva escuela católica”

El Obispo Auxiliar de Madrid, Mons. Fidel Herráez, presidió ayer el acto de presentación del libro “Nueva Evangelización en las escuelas católicas. Principios, reflexiones y propuestas”, del salesiano Francesc Riu, de la editorial Edebé. El acto estuvo conducido por Avelino revilla, Delegado Episcopal de Enseñanza de la Archidiócesis de Madrid, y contó con la presencia del propia autor y de José Antonio san Martín, director de la Editorial Central Catequética Salesiana, Carlos Esteban, director de la Revista “Religión y Escuela” y Koldo Gutiérrez, Delegado Nacional de Pastoral  Juvenil. 

Mons. Fidel Herráez partió en su intervención agradeciendo al autor esta obra y recordó el lema de algunas jornadas diocesanas de enseñanza celebradas en la Diócesis de Madrid en las décadas de los años 80 y 90: “Evangelizar educando y educar evangelizando”. “Podía ser hoy un lema para cualquier encuentro de Escuelas Católicas ante la llamada de la Iglesia a la nueva evangelización”, afirmó. A su juicio, este libro “ha vuelto a actualizar este horizonte evangelizador, que es el de siempre: nueva evangelización en la escuela católica”.

Para don Fidel, este libro nos ayuda a “tomar conciencia de los nuevos escenarios en los que sigue desarrollando la tarea educativa y la necesidad de llevarla a cabo de manera nueva en su ardor, métodos y expresión”.

“La acción educativa ha de darse hoy en un contexto diferente”, consideró. Y es que “la Iglesia está llamada a discernir, leer y descifrar los nuevos escenarios que se han creado en la historia de la humanidad. La escuela católica tendrá que discernirlos también potenciando sus luces y contando con sus sombras para llevar la acción con creatividad y audacia evangelizadora”. Y concluyó defendiendo que hay que “apoyar la nueva evangelización desde la nueva escuela católica”.

La Religión en la escuela

Por su parte, el profesor Carlos Esteban, director de la Revista “Religión y Escuela”, afirmó que “vivimos tiempos en que la brújula nos puede ayudar y debemos estar atentos a la brújula del Evangelio”. En este sentido, destacó que el libro de Francesc Riu es “una magnífica hoja de ruta para este tiempo y un pertinente instrumento de trabajo”. A su juicio, el autor “responde con su libro a cinco cuestiones: contextos socioculturales de nuestro tiempo, a la reciente llamada eclesial a la nueva evangelización, la progresiva toma de conciencia de la emergencia educativa, el sínodo de los obispos convocado para este mes de octubre y la proclamación del año de la fe. Se trata, dijo, de “cinco complejas realidades que reclamaban orientación sobre principios, reflexiones y propuestas”.

Además, comentó que “se recoge con lenguaje amable la historia de la Escuelas Católicas en los últimos 50 años, así como el lenguaje de la Iglesia hoy”. Y señaló que “es urgente adoptar una actitud de autocritica que nos ayude a redescubrir qué ha sucedido en la acción evangelizadora de la Iglesia o lo que supone la nueva evangelización”.

Finalmente, se pronunció sobre la enseñanza de la Religión en la escuela, tema que agradeció a Francesc Riu que lo abordara en el libro, ya que califica la clase de Religión de “un marco bien adecuado para la nueva evangelización”. Por tanto, “la clase de religión en un marco en que sin poner en cuestión su identidad invita a ser más conscientes de la creciente diversidad existente en el sistema educativo” y mostró la importancia de que “las personas no dejen de lado la cuestión de Dios”. “La clase de religión es un nuevo atrio de los gentiles”, declaró.  

Tiempos de emergencia educativa

Koldo Gutiérrez, Delegado Nacional de Pastoral  Juvenil, dijo que “somos conscientes de que hablar de nueva evangelización es una oportunidad que no hay que explicar mucho. Adquiere lugar importante la educación” y subrayó que “es tiempo de emergencia educativa”. A su juicio, se trata de una obra que recoge “grandes valores” en medio de “la cultura actual que parece alejarse de la fe”.

Además, apuntó que “para poder evangelizar en la escuela católica, ofrece argumentos cuando habla de fe y cultura o fe y vida o fe y razón”. Según, Gutiérrez, “la evangelización propone a la educación un modelo inspirado en Cristo”, por tanto, “el libro abre un camino de reflexión”. “Es muy valioso para la escuela católica pero puede ayudar en este momento de encrucijada” y valoró positivamente que “la escuela católica anima a otros ambientes pastorales: parroquias, universidades, centros juveniles, medios de comunicación social… a hacer este mismo esfuerzo”.

Renovación de la nueva evangelización en las Escuelas Católicas

En su turno, el autor del libro, Francés Riu, agradeció las palabras de los asistentes y comentó la razón que le ha movido a escribir este libro, partiendo en su discurso del reciente premio que recibió en Barcelona el Secretario de Estado del Vaticano, Cardenal Tarcisio Bertone, quien afirmó que “para una renovación de la vida de la Iglesia es necesario prestar más atención a las Escuelas Católicas y a la pastoral juvenil”. Frances Riu ha vivido en estrecha relación con las Escuelas Católicas desde hace 50 años.

Recordó que su libro se refiere a “la renovación de la nueva evangelización en las Escuelas católicas” y señaló que “en algunos ambientes hablar de nueva evangelización es arriesgado, abundan los prejuicios. Para superarlos hay que hablar correctamente y con una buena pedagogía”.

Proponer, pero no imponer

También intervino la Madre Inmaculada Tuset, presidenta escuelas católicas, quien comentó qué supone este nuevo libro. Según dijo, es “un valioso instrumento que nos invita a partir de la realidad, a ser más conscientes de que nuestro momento alumnado, personal y familias en nuestros centros es muy distinto al de hace pocos años y nos está pidiendo actuar”. Así, en este momento que vivimos de “indiferencia religiosa” abogó por “invitar con claridad y proponer pero nunca imponer. También, mantener la identidad, el carácter propio, los valores evangélicos, la referencia  a la persona de Jesús, promover lo humano, educar en la libertad, ayudar al desarrollo integral de la persona, mantener una gran apertura al mundo. Generar en el entorno escolar vida y con un amor universal. Y despertar el ansia de sentido y trascendencia».