La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

Cuentas dificiles

Ha llegado al Congreso el proyecto de los presupuestos de 2013 que, como ha asegurado el Gobierno, van a ser complicado. La previsión de déficit se establece en el 3,8 por ciento. El objetivo va a ser difícil de cumplir porque el próximo ejercicio va a estar marcado por el decrecimiento de la actividad. Las dos cifras que más destacan del prepuesto son las que se refieren al pago de la deuda y las aportaciones a la Seguridad Social. El pago de los intereses de la deuda ascenderá a  más de 38.000 millones de euros. Eso supone que casi el 25 por ciento de nuestro gasto público se destina a financiar nuestras deudas. España sufre la debilidad del euro y una nefasta herencia. La pérdida de confianza es muy cara.

La otra referencia es la aportación a la Seguridad Social que va a incrementarse en casi 8.000 millones de euros. Es un dato muy preocupante porque supone que el sistema de pensiones vuelve a no tener una financiación autónoma. Las cuentas reflejan los serios problemas de sostenibilidad que tiene nuestro sistema del Bienestar. Sin crear empleo y sin recuperar la confianza es muy difícil, por no decir imposible, ir cumpliendo con la exigencia de reducir el déficit.