La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

El Cardenal Rouco dice que “en el servicio de la fe contamos de una manera muy específica y muy especial con las Universidades”

El cardenal Arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, presidió el pasado miércoles, la inauguración del curso de la Universidad Pontificia de Salamanca (UPSA). El acto contó con la presencia del rector de la Universidad, Ángel Galindo García, el arzobispo de Oviedo, monseñor Jesús Sanz Montes; los obispos de Ávila, Jesús García Burillo; Zamora, Gregorio Martínez Sacristán; y Ciudad Rodrigo, Raúl Berzosa; el director general de Universidades e Investigación, Ángel de los Ríos Rodicio; así como el rector de la Universidad Eclesiástica San Dámaso, Javier Prades. 

En su intervención, el cardenal Antonio María Rouco Varela, recordó que el Papa Bendicto XVI “nos convoca este año al Año de la fe, evocando al año de la fe de 1967, y llamando la antecion sobre el problema de la percepción de la fe en su más íntimo contenido y en su más íntima forma de ser vivida”. En este sentido, se pronunció sobre “la crisis de fe que vive Europa y el mundo” y dijo que “es una crisis de fe”.

Hizo referencia a la Porta Fidei, en la que se recogía que “también es una crisis social y económica, pero, sobre todo, una crisis de fe”. Por eso, explicó, el Santo Padre “convoca un año de la fe para una renovación del esfuerzo y la vida de los cristianos y la Iglesia para que seamos testigos de la fe”.

Ahondando en el papel de las universidades, el Cardenal subrayó que “en este servicio de la fe contamos de una manera muy específica y muy especial con las Universidades, en este lugar y en este momento, en la Universidad Pontificia de Salamanca, cuyo titular jurídico es la Conferencia Episcopal Española. Contamos también con el servicio de las otras universidades civiles, eclesiásticas y católicas de España, sabiendo que no es suficiente el servicio intelectual para responder al reto de la nueva evangelización y para la superación de la crisis de la fe que padece Europa, de raíces cristianas”.

 

Señaló que “sigue siendo muy urgente el servicio de la fe a nuestro pueblo en este escenario de crisis, en estos años de crisis y en esta sociedad de crisis. Con la confianza cierta y segura de que esa problemática que la Iglesia nos plantea a todos, que vivamos muy cerca el ejercicio del misterio de la fe, sobre todo las facultades eclesiásticas, vamos a comenzar el curso 2012-2013 en la Universidad Pontificia de Salamanca, pidiendo al Señor que siga manteniendo vivo el espíritu con el que nació, que no se explica sin la renovación del Concilio”.