La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)
UN PASO MÁS EN LA DEFENSA DE LA VIDA

Ruiz Gallardón precisa que la malformación del feto no será un supuesto para abortar, ante la protesta del feminismo de izquierdas

Poco a poco, el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, va perfilando los contenidos de la prometida reforma de la nefanda ley del aborto impuesta por la izquierda a la sociedad española y en contra del grupo parlamentario popular cuando estaba en la oposición. Ahora el ministro ha anunciado que la malformación del feto no será un supuesto para abortar, puesto que entiende que se trata de un supuesto «éticamente inconcebible».

En una entrevista publicada por el diario ‘La Razón’, Ruiz-Gallardón explica que el objetivo de su departamento es que la legislación respecto al aborto vuelva a «un sistema de supuestos» anterior a la actual ley de plazos, si bien revisando «algunos aspectos» que ya estaban vigentes en años anteriores.   Entre ellos, el ministro destaca el caso de «desprotección al concebido» por el hecho de que tenga algún tipo de minusvalía o malformación, un supuesto «éticamente inconcebible con el que se ha estado conviviendo durante tanto tiempo». «Creo que el mismo nivel de protección que se da a un concebido sin ningún tipo de minusvalía o malformación debe darse a aquel del que se constate que carece de algunas de las capacidades que tienen el resto de los concebidos», señala con evidente sentido común.

 Ruiz-Gallardón explica que su objetivo es volver a la Ley del aborto anterior a la vigente ley de plazos –con los supuestos indicados–, atendiendo a la doctrina establecida por el Tribunal Constitucional en este apartado.  «El TC estableció una doctrina con relación a cómo debe regularse la protección del concebido y ha establecido que no siendo un valor absoluto la vida del concebido, y que hay supuestos en los que, entrando en conflicto con otros intereses, el legislador opte por uno u otro, no es tampoco un valor que pueda ser desprotegido, que es, literalmente, lo que ha establecido una ley de plazos», afirma.

Así, apunta que la legislación volverá a un sistema de supuestos de la ley de 1985. pero que «no será exactamente» el que estaba vigente entonces, puesto que «la experiencia demuestra» que algunos de esos aspectos deben ser revisados.

El feminismo de izquierdas se indigna con Gallardón

Las organizaciones de mujeres abortistas que rienen por bandera la ideología de género, tanto de Izquierda Unida como del PSOE, consideran la intención del ministro “un ataque contra los derechos” al tiempo que las organizaciones antiabortistas, que reclaman directamente que se prohíba la interrupción del embarazo, califican el anuncio de “progreso histórico”.

 A su vez, el diputado de Izquierda Unida, el comunista Gaspar Llamazares, uno de los abanderados del abortismo en España y portavoz en la Comisión de Sanidad, ve el argumento del ministro de Justicia “inconcebible”. “Es un camino hacia la locura que aleja a España de todos los países occidentales, y que en el marco internacional no situaría al lado de países fundamentalistas”, afirma. “El Gobierno va directamente hacia la criminalización de la interrupción del embarazo y con esto está atacando supuestos médicos y clínicos que nadie ha puesto en duda prácticamente en ninguna democracia”, añade.

Llamazares cree que la medida –«fundamentada en el desconocimiento»– puede generar una marea de recursos. «El siguiente paso es eliminar el consejo genético –las pruebas, entre ellas la amniocentesis, que se realizan para determinar si es un embarazo de riesgo y que la mujer pueda decidir– y que la gente vaya a ciegas», alerta.

También la secretaria de Igualdad del PSOE, Purificación Causapié, ha criticado la intención del titular de Justicia. Para ella, esta decisión, que se suma a la de reformar la ley del aborto para volver a un sistema de supuestos donde la mujer precise –como hasta 2010—del permiso de un médico para abortar, retrotrae otras épocas. «Estamos ante la amenaza de una penalización total que nos retrotrae a muchos años antes, a la clandestinidad, a la total inseguridad sanitaria y jurídica de las mujeres y de los y las profesionales», ha declarado a Europa Press. Causapié cree que Ruiz-Gallardón, con esta medida, busca el aplauso utraconservador”, pero que lo que está consiguiendo es “atacar a las mujeres”.

Mientras, organizaciones defensoras de la vida como el principal derecho humano, como «Derecho a Vivir», se muestran satisfechas con las declaraciones del ministro de Justicia. “Es un progreso histórico”, opina Gador Joya, portavoz médico de Derecho a Vivir. “Es el momento de proteger la vida del hijo aunque tenga alguna discapacidad. Esperamos que esta abolición del aborto eugenésico incluya todo tipo de malformación o enfermedad. si se siguen dando pasos en este sentido se irá por el buen camino”, dice Joya que cree que el Gobierno debería abolir también el supuesto que permite a la mujer abortar (actualmente hasta la semana 22) si su salud corre riesgo. La portavoz de Derecho a Vivir cree que la reforma de la ley del aborto, que Gallardón prevé para otoño, debería hacerse ya. “Siempre nos parece tarde que se dejen pasar meses con todas las vidas que se están cobrando”, añade.

También el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad ha hecho público un comunicado en el que dice que el aborto eugenésico, por razón de discapacidad, es contrario a los derechos humanos. “Parte de la premisa de que la vida de las personas con discapacidad es menos valiosa que la del resto”, afirman.