La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

Manifiesto de la Delegación Episcopal de Apostolado Seglar en la Solemnidad de Pentecostés

La Delegación Episcopal de Apostolado Seglar ha leído un manifiesto al finalizar la Vigilia de Pentecostés en la Catedral de la Almudena, presidida por el Cardenal Arzobispo de Madrid, Antonio Mª Rouco Varela. Lo publicamos a continuación:

«En el comienzo del tercer milenio los Seglares de Madrid, en comunión con nuestros Pastores, en este día de la Solemnidad de Pentecostés del año 2012, sentimos con fuerza nuestra responsabilidad de obedecer al mandato de Cristo: “Id por todo el mundo y proclamad la buena noticia a toda la creación».

Sabiendo que son innumerables las ocasiones que tenemos para ejercitar el apostolado, en particular mediante el testimonio de la vida cristiana y las obras buenas realizadas con espíritu sobrenatural; pero conscientes de que nos encontramos en una nueva época, con nuevos escenarios en los que se ha de desarrollar la Evangelización nos comprometemos con la ayuda del Espíritu Santo:

A leer y descifrar, con estilo audaz, los nuevos escenarios de la Evangelización, de modo que los transformemos en lugares de testimonio y anuncio del Evangelio.

A profundizar en la verdad revelada, para anunciar con gozo y convicción el Evangelio en el escenario de la cultura.

A buscar en las cosas la “huella de Dios” y descubrir detrás de los acontecimientos su actuar providente, impregnando de los valores evangélicos el escenario de la investigación científica y tecnológica.

 A, siendo fieles al mandato del Amor y poniéndonos al servicio del bien común y muy en particular de los más necesitados, evangelizar el escenario de la economía, contribuyendo a alumbrar un mundo más justo y más fraterno.

A, dóciles a las inspiraciones divinas y comprometidos con el hombre de nuestro tiempo, evangelizar el escenario de la política, siendo forjadores de la Historia, constructores de una sociedad nueva.

 A, descubriendo la grandeza de Dios y nuestra pequeñez y temiendo no el castigo sino ser separados del amor de Dios, hacernos presentes de un modo inteligente y eficaz en el escenario de los medios de comunicación social, llevando la Buena Nueva del Amor Dios, con libertad y confiando en su poder y su bondad.

A, ahondando en la certeza de la paternidad de Dios, que hace de los hombres hermanos, evangelizar el escenario de la migración, de modo que, acojamos a todos, sin hacer distinción; respetemos las diferencias y seamos conscientes de que todos estamos llamado a la misma misión: la edificación del Reino de Dios.

 Convencidos de la urgencia de ser “APÓSTOLES PARA LA NUEVA EVANGELIZACIÓN”, nos reafirmamos en el compromiso de llevar a todos los hombres, con renovador ardor, el anuncio de la salvación de Jesucristo.

 Solemidad de Pentecostés -26 mayo 2012″.