La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

Bailando bajo la lluvia

Sentados en el estrado, cuatro jóvenes, cuatro, licenciada una en Periodismo y estudiantes los otros de Filosofía, Periodismo y Medicina, en la Universidad de Navarra, ante una audiencia expectante, a las cinco de la tarde, atraída por el programa del XI Encuentro de Comunicadores organizado por el Arzobispado de Madrid y el Consejo de Laicos. Iban a hablar de algo muy simple, en apariencia: cómo comunicar la fe a la juventud. Ahí es nada. Un día del pasado año los cuatro decidieron participar como voluntarios en la JMJ y pensaron, junto a otros compañeros, qué podrían hacer y cómo prepararse para dar testimonio de su fe. Nos lo contaron este caluroso sábado pasado, recién llegados de Pamplona. Una historia que refleja hasta dónde puede llegar la creatividad de una juventud enamorada de Cristo y que se resume en una aventura de transmisión de la fe que está muy lejos de haber terminado y que ha empezado a dar la vuelta al mundo en la forma de veinticinco videos de minuto.

Lo que esos jóvenes se plantearon fue algo en apariencia tan sencillo como manifestar, desde sus convicciones, lo que piensan sobre los temas más controvertidos que afectan a la Iglesia, a su catequesis y, en suma, a su doctrina. Por ejemplo, por qué no se debe abortar en caso de violación, por qué la Iglesia se opone al sacerdocio de la mujer, por qué no son aconsejables las relaciones prematrimoniales, por qué se prohíbe el uso del preservativo o por qué creemos que la religión católica es la única verdadera. Y así, hasta veinticinco temas que miles de teólogos han explicado profusamente a la largo de los tiempos en sesudos documentos pero que nadie se había atrevido a explicar con la cercanía del lenguaje de los jóvenes para ser entendidos por otros jóvenes.

Sus respuestas pueden verse y oírse –con subtítulos en numerosos idiomas- en los videos colgados en You Tube y que ya han sido vistos por más de un millón de personas, además de atraer la atención de numerosos medios de comunicación… sin que hayan faltado los insultos y las parodias más o menos desafortunadas de otros jóvenes que se han visto incomodados en su forma de vida, de la que han excluido a Dios.

Estos jóvenes universitarios que nos llegaron con su sonrisa y su frescura desde Pamplona y que fueron presentados por el periodista Jesús Juan Pardo, son, tomen nota porque oiremos hablar de ellos mucho tiempo, Lucía Martínez Alcalde, que actuó de portavoz y que ultima sus estudios de Filosofía y Periodismo; José María González Echávarri, que está en cuarto de año de Medicina; Marta García Centena, ya licenciada en Periodismo y Pino Gil de Pareja, que estudia tercero de Periodismo y Filosofía. Los cuatro forman parte de otro grupo que trabaja para la “web” “Catequesis arguments”, dedicada a ofrecer catequesis de niños, de confirmación y de adultos por Internet, en forma también de respuestas a las preguntas e inquietudes de católicos con escasa formación.

La génesis de su historia es, en sí misma, un formidable testimonio de fe, desde sus reuniones en las que apuntaban esas preguntas controvertidas en una servilleta de la cafetería de la Universidad, a la lectura obligada de documentos eclesiales, pasando por pesados entrenamientos para aprender a comunicar por video, así como charlas con expertos en las materias seleccionadas.

Cierto es que, como dijo uno de los comunicadores, no se dejó nada a la improvisación: para  llegar producir esos ya “históricos” 25 videos con el material que suelen utilizar en las aulas de la Facultad de Periodismo, tuvieron que realizar hasta tres mil pruebas a lo largo de duras horas de filmación y preparación. Y así, cuando se grabó el definitivo dedicado, por ejemplo, a qué hacer en caso de aborto después de una violación, los sonrientes estudiantes, chicos y chicas, cada cual por su lado, poniéndose en el lugar de la violada, reflexionan: “La sociedad no encuentra más salida a este marrón que el aborto, pero la criatura en gestación puede ser ofrecida en adopción si no es querida. Abortar sería añadir al drama de la violación otro drama aun peor, el de la muerte de la criatura algo que se puede evitar…” Y por qué creéis que la religión católica es la verdadera, su respuesta –no olviden, minuto y medio- viene a ser ésta: “Religiones hay muchas y sectas muchísimas más; sus fundadores han sido hombres más o menos conocidos, pero que alguien venga y nos diga que es Hijo de Dios y encima se deje matar por amor, o bien es un loco o bien dice la verdad…” ¿Es necesario agregar más? Acaso que ellos también están locos de amor por Jesús, pero no era necesario: su sonrisa los delataba.

Uno de los ponentes resumió todo su trabajo en una frase lapidaria que se le cruzó en el pensamiento cuando estalló la gran tormenta en Cuatro Vientos, durante la celebración de la Eucaristía, aquel memorable día de agosto de la JMJ: “No se trata de luchar contra la tormenta sino de aprender a bailar bajo la lluvia”. Y bien, la JMJ ya pasó y los videos siguen colgados en You Tube, pero estos chicos han abierto el camino para nuevas producciones. Ya tienen listos otros ocho sobre los temas más bellos de la Iglesia, entre ellos uno dedicado a la adoración, extraído también de la JMJ. Y otros más que han empezado a preparar para la JMJ de Rio de Janeiro el año próximo. Y los que seguirán sobre la ideología de género, el feminismo, el relativismo… Todo ello fruto del estudio, el trabajo, la fe y la alegría de vivir enamorados.

Para todo ello se están preparando sin dejar de lado sus estudios y, con su entusiasmo desbordante, explican: “Hemos aprendido y estamos aprendiendo mucho. Lo principal, que la mejor espontaneidad en las respuestas es la que previamente se trabaja, que la catequesis no es cosa de improvisación y que siempre hay que pensar en el final de lo que se quiere decir”. El final… y el principio, claro. Eso lo tienen clarísimo. Y ahí están, alegres, aprendiendo a bailar bajo la lluvia…