La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

Aborto y mortalidad materna

Max Silva Abbott. Doctor en Derecho y Profesor de Filosofía del Derecho de la Universidad Católica de la Ssma. Concepción (Chile).- Recientemente, un equipo interdisciplinario de las universidades Católica de la Santísima Concepción, de Chile y de Carolina del Norte, ha publicado un interesante estudio sobre la relación entre la mortalidad materna, el embarazo y el parto en Chile, en la revista PLoS ONE (http://dx.plos.org/10.1371/journal.pone.0036613), financiado por UNC Women’s Health Research (EEUU) e ISFEM (Chile).  

Para lo anterior, se analizaron los datos oficiales del INE sobre mortandad materna entre los años 1957 y 2007, concluyendo que es sobre todo el nivel educacional de la madre el factor que más incide en esta materia. Junto a esto, otros elementos son: el ingreso per cápita, la tasa de fertilidad global, el orden de los nacimientos, la nutrición complementaria para embarazadas y sus hijos en centros de atención primaria y escuelas, el suministro de agua potable, el alcantarillado, y la atención del parto por personal entrenado.

Sin embargo –y para lo que más nos interesa destacar aquí–, también se concluyó que la legislación existente posee un importante papel, pues de manera contraria a lo que suele decirse, en Chile la tasa de mortalidad materna no sólo no aumentó luego que se prohibiera todo tipo de aborto en 1989, sino que contrariamente, continuó disminuyendo.

En realidad, los datos son indesmentibles: si en 1957 morían en Chile 270,7 mujeres a causa del embarazo o del parto por cada 100.000 nacidos vivos, en 2007 esa cifra había disminuido ni más ni menos que a 18,2, o sea, un 93,87%; e incluso en 2008, había vuelto a descender a 16,5, ubicando a Chile como el segundo país con mortalidad materna más baja en América –incluso por encima de Estados Unidos–, después de Canadá.

Para lo anterior, también se consultaron las estadísticas de los restantes países de América, con lo que de paso, se constató que los datos suministrados por la OMS a este respecto son bastante más altos que los señalados por este estudio.

De hecho, agrega este trabajo que actualmente en Chile, las causas más importantes de mortalidad por embarazos y partos se deben sobre todo al retraso de la maternidad, lo que pone a la mujer en un mayor riesgo no por problemas propios del embarazo, sino debido a su edad más avanzada, en particular si se trata del primer hijo.

Lo anterior significa que la relación entre leyes pro aborto y mortalidad materna es un aspecto que debe ser reestudiado, pues hoy tiende a asumirse casi como un dogma que el no tener acceso al aborto legal aumenta la mortalidad materna por embarazos y partos. Un dato no menor, si se recuerda el reciente intento –por ahora rechazado– de implantar el aborto “terapéutico” en nuestro país, aduciendo entre una de sus causas, precisamente, el peligro para la salud o vida de la madre de un embarazo.

En suma, se trata de un importante estudio, que debe ser tomado muy en cuenta al momento de debatir sobre esta controvertida cuestión.