La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)
HOY SE CELEBRA EL DIA INTERNACIONAL DE LA FAMILIA

Gallardón, centrado en la reforma de la ley del aborto cuyo fin sería tanto la defensa de la vida como de la maternidad

Hoy, 15 de Mayo, se celebra en el mundo el Día Internacional de la Familia, proclamado por la Asamblea General de las Naciones Unidas en septiembre de 1993 con el objetivo de aumentar el grado de conciencia acerca de los temas relacionados con la familia y fomentar los lazos familiares. En ese momento aún no se había desencadenado la ofensiva laicista contra la familia compuesta por el matrimonio entre hombre y mujer que la llamada “ideología de género” , respaldada por la propia ONU, al socaire del relativismo, ha tratado de destruir o, cuando menos, desnaturalizar. Pese a ello, la familia sigue siendo considerada aún como la unidad básica de la sociedad y uno de los vínculos afectivos más poderosos.

A través de esta celebración anual, se refleja la importancia que la comunidad internacional otorga a las familias, como unidades básicas de la sociedad, así como su preocupación en cuanto a su situación en todo el mundo. La ONU reconoce y afirma la importancia de la familia como un lugar privilegiado para la educación. La familia es el lugar de crecimiento, donde encontramos protección y seguridad. Sin embargo, este proceso no es lo mismo en una familia de los países desarrollados, que en los países del Tercer Mundo. La realidad es totalmente distinta. En los países menos desarrollados las familias padecen más pobreza, y desgraciadamente se ven obligadas a desplazarse con frecuencia debido a las guerras, o se quedaron destruidas por enfermedades como el Sida.

No obstante, esto no significa que en los países desarrollados las familias no tengan problemas, sólo que son diferentes. Las necesidades a las que se enfrentan los mismos son más emocionales que económicas. La familia es uno de los grupos sociales que requieren una atención especial. Muchas de las cuestiones críticas a las que se enfrentan los encargados de formular políticas y adoptar decisiones en el mundo, están relacionadas con la familia. Algunas de las cuestiones más comunes tienen que ver con el fortalecimiento de la capacidad de la familia para atender sus propias necesidades, el equilibrio entre el trabajo y las responsabilidades familiares, la reducción de la violencia doméstica y el alivio de la pobreza. La celebración del Día Internacional de la Familia es una oportunidad en todo el mundo, para que las familias demuestren su solidaridad y reflexionen sobre cómo mejorar la relación entre todos sus miembros.

Coincidiendo con esta preocupación, el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, está inmerso desde el comienzo mismo de la legislatura, en la preparación de lo que se considera su medida estrella: la reforma de la ley del aborto que posiblemente se vote en el Congreso después del verano y que tiene como principal objetivo la defensa del derecho a la vida y a la maternidad. Según ha podido saber el portal digital “Religión Confidencial”, la nueva ley estipulará el derecho a la dignidad de la mujer y a su propio desarrollo vital y a la protección de la vida del concebido». Asimismo y en relación con el aborto, será más restrictiva que la planteada en el año 1985 y, por supuesto, que la actual legislación vigente en la medida que el Gobierno quiere acabar con el aborto libre y proteger a las menores. Las cifras que maneja Gallardón son contundentes y aterradoras: en torno a 1,5 millones de familias españolas han sufrido un aborto de un familiar directo o cercano.

La reforma de la ley se está llevando con rigurosa discreción por parte del Ministerio de Justicia. No quieren desvelar ningún detalle referente a dicha ley. Justicia ha tomado como punto de partida para la modificación de la ley la sentencia promulgada por el Tribunal Constitucional de 1985 que establece la protección al no nacido. Esta garantía, en opinión del ministro, no aparece en la ley de plazos del 2010.

Hay que recordar que Partido Popular se opuso radicalmente a la ley desarrollada por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero e interpuso un recurso ante el Constitucional al que ahora el Gobierno. La mayoría de los dirigentes del actual Gobierno defienden la necesidad de volver a la ley de 1985, mientras que los más exigentes piden eliminar directamente la ley, salvo en casos extremos. El ministro defendió hace unos días en el Congreso la necesidad de este cambio para luchar contra «la violencia estructural» que pueden sufrir las mujeres por «el mero hecho de ser madres».