La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)
LAS NECESIDADES CRECEN DE DIA EN DIA

Cáritas de Castilla-La Mancha advierte que sus recursos se agotan y exige a la Administración el pago de las deudas contraídas

Cáritas Regional de Castilla-La Mancha ha advertido de que sus recursos para ayudar a los más desfavorecidos se agotarán si las administraciones no les pagan las deudas que tienen contraídas con esta organización. Así lo ha comunicado Cáritas en una nota de prensa, tras la reunión celebrada por los cinco obispos que la presiden en el Monasterio de Uclés (Cuenca), con el fin de revisar su acción sociocaritativa.

Desde esta organización aseguran que el número de personas que llega a los lugares de acogida en cada uno de los rincones de la provincia eclesiástica «crece por momentos», al igual que sus demandas. «La opción de Cáritas es estar al lado de los últimos, de los más empobrecidos, poniendo a disposición de ellos los recursos con los que contamos –tanto humanos como económicos–, haciendo propuestas para que las políticas sociales pongan como centro a la persona y, ahora, en este tiempo de crisis que vivimos, más que nunca», han asegurado.

 Sin embargo, han declarado que los recursos económicos para lograr todo esto «no son infinitos y se van agotando», por lo que «es necesario que se pague en la mayor brevedad de tiempo posible las deudas contraídas desde las distintas administraciones con el fin de poder seguir trabajando a favor de los últimos y no atendidos». De no ser así, Cáritas ha señalado que «no se podrá atender todo el trabajo que se está desarrollando con las personas más empobrecidas en cada uno de los lugares de Castilla-La Mancha y que tanto bien está haciendo».

Por ello, «conscientes de que es la propia Administración la que debe procurar el bienestar de todos los ciudadanos», han manifestado su compromiso y voluntad de trabajar conjuntamente a favor de los más empobrecidos. Asimismo, consideran que en estos momentos «es imprescindible que se invierta cada vez más en las personas y políticas sociales que permitan a los más vulnerables vivir de una manera más digna».

Por último, han agradecido su colaboración a aquellas personas «que de manera generosa están ofreciendo su tiempo y su dinero para compartir con los hermanos que más lo necesitan» y animan «a que esta buena práctica se extienda a todas las comunidades cristianas» para hacer efectiva «la Comunicación Cristiana de Bienes».