La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

Monseñor César Franco felicita al Atlético de Madrid y agradece el gesto de ofrecer la Copa a la Almudena

E.C.- El Obispo Auxiliar de Madrid, Mons. César Franco, presidió ayer por la tarde una solemne celebración litúrgica durante la cual el equipo de fútbol del Atlético de Madrid ofreció la Copa de la ‘Champions League’ a la Virgen de la Almudena, Patrona de la Diócesis. El acto, que dio comienzo a las 17,30 horas en la Catedral de Santa María la Real de la Almudena, contó con la participación del Deán de la Catedral, Mons. Antonio Astillero, el Maestro de Ceremonias de la Catedral, Mons. Andrés Pardo, y canónigos del templo catedralicio.   

En sus palabras a los miembros del Atlético, Mons. Franco dio la enhorabuena al Atlético de Madrid por su victoria y les agradeció el gesto de traer la Copa de Europa a la Virgen de la Almudena, que “desde tiempo inmemorial sigue protegiendo a todos los madrileños”.

Asimismo, recalcó los valores que tiene el deporte porque “nos podemos imaginar que en esa copa están las rosas de color blanco y rojo de la deportividad, de la solidaridad, del espíritu de equipo, de la exigencia que supone el deporte y, que todo ello se lo ofrezcáis a la Virgen, vuestra Madre”. Según recordó, “en este mes de mayo la Iglesia da culto a la Virgen y nos alegramos de que traigáis esta copa”.

 

Mons. Franco pidió “para todo el club, para sus dirigentes y la gran familia del Atlético de Madrid, que esos valores que son del deporte, sean también de toda la persona porque el deporte nos habla de realidades de esta vida, de lo que hacemos, profundamente humanas, y nos hablan también de valores que no vemos, de la vida espiritual, que es considerada también como un auténtico deporte”. En este sentido aludió a las cartas de san Pablo, que utilizaba el deporte “para hablarnos de otra competición, la que nos lleva hacia la vida eterna”.

 

Finalmente, pidió por el equipo y sus familias para que “sigáis viviendo esa deportividad, déis siempre ejemplo ganando y perdiendo -ojalá ganéis siempre- y que en ese ganar busquéis siempre una vocación de servicio, de entrega y de generosidad”.