La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)
VII Encuentro Mundial de las Familias Milán 2012

Comienza el ciclo de preparación del VII Encuentro Mundial de las Familias Milán 2012

De cara al VII Encuentro Mundial de las Familias Milán 2012 – del miércoles 30 de mayo al domingo 3 de junio- ayer, 3 de mayo inicia el ciclo de preparación que concluirá el día 24 de mayo con seminarios conducidos por destacadas personalidades en el ámbito de la cultura académica de Milán que se desarrollan con el patrocinio del Pontificio Consejo para la Cultura y del Pontificio Consejo para la Familia.

Benedicto XVI, en su carta fechada el 23 de agosto de 2010, dirigida al Cardenal Ennio Antonelli, Presidente del Consejo Pontificio para la Familia, con vistas al VII Encuentro Mundial de las Familias explicaba que el trabajo y la fiesta están íntimamente relacionados con la vida de las familias: condicionan sus elecciones, influyen en las relaciones entre los cónyuges y entre padres e hijos, inciden en la relación de la familia con la sociedad y con la Iglesia. La experiencia cotidiana demuestra que el desarrollo auténtico de la persona comprende tanto la dimensión individual, familiar y comunitaria, como las actividades y las relaciones funcionales, al igual que la apertura a la esperanza y al Bien sin límites.

«En nuestros días, lamentablemente, la organización del trabajo, pensada y realizada en función de la competencia de mercado y del máximo beneficio, por tanto, es preciso promover una reflexión y un compromiso encaminados a conciliar las exigencias y los tiempos del trabajo con los de la familia y a recuperar el verdadero sentido de la fiesta, especialmente del domingo, pascua semanal, día del Señor y día del hombre, día de la familia, de la comunidad y de la solidaridad», explicaba el Papa.

El VII Encuentro mundial tendrá, como los anteriores encuentros, una duración de cinco días y culminará el sábado 2 de junio por la noche con la «Fiesta de los testimonios» y el domingo 3, por la mañana, con la misa solemne. Sobre estas dos celebraciones que serán presididas por Benedicto XVI, el Papa ponía de relieve que se tratará de un encuentro de «familia de familias».

Por otra parte, durante su encuentro con los participantes en la asamblea plenaria del Pontificio Consejo para la Familia del 1 de diciembre de 2011, también aludiendo a este encuentro mundial de familias, en el marco del trigésimo aniversario de la Exhortación apostólica Familiaris consortio, publicada el 22 de noviembre de 1981 por el beato Juan Pablo II, y el del dicasterio mismo, instituido por él el 9 de mayo precedente con el Motu proprio Familia a Deo instituta, como signo de la importancia que se debe atribuir a la pastoral familiar en el mundo; el Papa ponía de relieve que la nueva evangelización depende en gran parte de la Iglesia doméstica.(…)

El Papa recordaba además que la familia, que está fundada en el sacramento del Matrimonio, es actuación particular de la Iglesia, comunidad salvada y salvadora, evangelizada y evangelizadora; poniendo en relieve la necesidad de «superar una visión reductiva de la familia, que la considera como mera destinataria de la acción pastoral, e indicando que la familia es riqueza para los esposos, bien insustituible para los hijos, fundamento indispensable de la sociedad, comunidad vital para el camino de la Iglesia». En virtud de esto, el Papa expresaba que «la familia es lugar privilegiado de educación humana y cristiana, y permanece, por esta finalidad, como la mejor aliada del ministerio sacerdotal. Ninguna vocación es una cuestión privada; tampoco aquella al matrimonio, porque su horizonte es la Iglesia entera».