La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

Papa Shenouda III, el hombre que, solo, era como un Sínodo entero

Revista Huellas
Martino Diez
23/03/2012

Papa Shenouda III.

El 17 de marzo murió Shenouda III, que durante cuarenta años guió a los cristianos de Egipto. Ahora la comunidad se encuentra “huérfana”, en una situación muy delicada. Publicamos la entrevista de Oasis al padre Rafiq Greiche, portavoz de la Iglesia copto-católica.

El 17 de marzo el Papa Shenouda III, Patriarca de la Iglesia copta, falleció tras una larga enfermedad. ¿Cómo está viviendo este momento la comunidad copta?
Es un momento de gran tristeza, no sólo para la Iglesia copta ortodoxa, sino también para las demás comunidades cristianas del país y para los musulmanes. Obviamente los fieles coptos son los primeros que están de luto, puesto que han perdido a su guía religioso. Se han recogido durante dos días alrededor del cuerpo sin vida del difunto Papa, en la catedral de San Marcos, en el distrito de Abbasseya en El Cairo.

¿Cuál ha sido la reacción de las autoridades civiles y de las instituciones musulmanas?
En la televisión egipcia la muerte del Papa Shenouda III se abordó como la noticia principal. Los canales de TV por satélite, incluidos los no cristianos, emitían la foto del Papa y pasaban revista a las imágenes de la capilla ardiente y de las personas que esperaban para poder rezar ante sus restos mortales. Todos los oradores y periodistas vestían con corbata o chaqueta negra en señal de luto. Las autoridades militares, representadas por el Jefe del Ejército, concedieron permisos especiales para trasladar el cuerpo al convento de San Bishoy, donde luego sería enterrado, y pusieron a disposición de la Iglesia copta un helicóptero. El general Tantawi pronunció un elogio del Papa y dio su pésame a los cristianos. El Jeque de al-Azhar ha declarado que se trata de una gran pérdida para todo el pueblo egipcio.

¿Es posible dar un juicio sintético sobre el Papado de Shenouda III o todavía es demasiado pronto?
Shenouda III reinó desde 1971, por lo tanto, durante más de 40 años, sobre el destino de la comunidad copta egipcia. Durante su mandato hubo altibajos. Sin embargo, tuvo el gran mérito de haber reforzado la posición de los coptos en Egipto, en particular en lo relativo a su identidad cristiana. Instituyó cursos de catequesis para sacerdotes, obispos y para la población: incluso en las aldeas más pequeñas se organizaron grupos de encuentro para jóvenes, mujeres y niños. Asimismo, formó a sacerdotes y obispos para que guiasen a las comunidades coptas de la diáspora, en Europa, en Estados Unidos, en Canadá y en Australia.

¿Cuál fue su reacción a la revolución?
Se negó a tomar posiciones demasiado tajantes o demasiado radicales. Temía que los jóvenes sufrieran la violencia de la represión. Después eligió retirarse o se negó a expresarse públicamente sobre el tema.

¿Cuál es su valoración personal sobre su figura?
Tenía una personalidad muy carismática, de gran prestancia. Como decía, trabajó mucho para mejorar el nivel de la comunidad copta, especialmente en el campo de la educación, mediante las escuelas del domingo. Insistía mucho en el hecho de que la Iglesia debía ofrecer también servicios de ayuda y de asistencia. Construyó muchos conventos, no sólo en Egipto sino también en América y en Alemania.
Todos, tanto sus defensores como sus detractores, reconocen su gran trabajo. Gracias a su fuerte personalidad, todos le respetaban, cristianos y musulmanes, y a menudo le invitaban a hablar en televisión, sobre todo cuando estallaban conflictos entre las comunidades, con ocasión de los cuales a menudo desempeñaba un papel de pacificador y mediador.

¿Cómo se elegirá al sucesor?
El proceso se abría de manera oficial dos días después de los funerales oficiales. Se trata de un procedimiento más bien complicado: los coptos egipcios, como todas las iglesias orientales, incluidas las católicas, tienen un Sínodo de Obispos encargado de elegir al Patriarca. Los obispos que tienen una Eparquía (diócesis) pueden votar, pero no pueden ser elegidos. Por el contrario, los obispos que no tienen Eparquías (al tener un cargo en un monasterio) pueden ser elegidos, al igual que los sacerdotes o los monjes. Por ejemplo, el predecesor de Shenouda III, el Papa Cirilo VI, era sólo un monje.
Al inicio tiene lugar una reunión común entre el Sínodo y un comité de laicos, los ministros cristianos y la intelectualidad copta. Comienzan a recoger ideas y a proponer candidatos. Sucesivamente se procederá a unas elecciones. Por último, los tres candidatos que hayan obtenido el mayor número de votos se reunirán para celebrar una misa común, durante la cual un niño elegirá, extrayendo entre unas papeletas con los nombres de los tres candidatos, el de aquel que será proclamado Patriarca de Alejandría. De este modo la elección del niño expresará “la voluntad de Dios”.

¿Se trata de un procedimiento largo?
Depende. La última vez la elección duró ocho meses, pero ahora se estima que el proceso será más rápido.

¿Cuáles serán las funciones y la autoridad efectiva del futuro Papa?
Al Papa se le confieren todas las funciones posibles e imaginables, en el buen sentido de la expresión. No es solamente un guía religioso y espiritual, sino también una autoridad moral y legal. Su autoridad no es sólo honorífica, sino muy real y concreta.

¿Quiénes son los favoritos?
Hay tres o cuatro personas que formaban parte del séquito del Papa Shenouda III y que podrían ser favoritas, pero no hay nada decidido. También hay que tener en cuenta la obra del Espíritu Santo.

¿La pérdida del Papa Shenouda golpea todavía más a la Iglesia copta, ya probada?
La Iglesia copta está viviendo un viraje histórico. Es un momento de gran desorden e incertidumbre, a causa de la situación general en la cual se encuentra Egipto y de la particular situación de la comunidad cristiana. La pérdida de una figura tan carismática acentúa todavía más el carácter dramático del momento.
El próximo Papa tendrá una gran responsabilidad. Shenouda III constituía él mismo un Sínodo, gracias a su notable personalidad y su innegable presencia, pero el futuro Papa estará llamado a trabajar colegialmente, con todos los representantes de la comunidad, religiosos y laicos.

¿Cuál es el papel de las autoridades civiles egipcias en la elección del Papa?
Una vez elegido el nuevo Papa, el presidente de la República emite un decreto que confirma el nombramiento del Papa copto. Por este motivo se espera que la elección del sucesor de Shenouda III tenga lugar antes de la elección presidencial, para tener mayor libertad a la hora de escoger.

¿Puede darnos una visión general de la situación actual de los coptos?
Desde siempre la mayor aspiración de la comunidad copta, que agrupa a una decena de millones de egipcios, es gozar de la plena ciudadanía y evitar que sus miembros sean considerados ciudadanos de segunda clase. Existen todavía muchas leyes discriminatorias que nunca fueron abolidas a pesar de las promesas. Por ejemplo, los coptos esperan desde hace 32 años la ley que les permita construir iglesias.
Con la pérdida de Shenouda III, tienen la impresión de que ya no tienen a quien les represente ante el poder, puesto que era él quien dialogaba con las autoridades militares y civiles. Asimismo, con la ascensión del Islam político, la necesidad de tener un Papa fuerte se agudiza, aunque al mismo tiempo es preciso que el nuevo Papa adopte posiciones flexibles y no fundamentalistas.