La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

La flexibilidad dirigida al empleado también es rentable

Aceprensa

23/04/12

La flexibilidad en los horarios, el trabajo a tiempo parcial y el teletrabajo son las medidas más utilizadas

El concepto de flexibilidad ha sido el más utilizado para justificar una reforma laboral que finalmente fue aprobada por el Congreso español. Flexibilidad para que, por razones de viabilidad económica, la empresa pueda modificar las condiciones de trabajo de sus empleados (jornada laboral, distribución del tiempo, cuantía salarial…) sin algunas restricciones que antes la ley exigía.

La flexibilidad se puede aplicar también de otra manera más dirigida al empleado, pero que resulta igualmente rentable para las compañías.

Las empresas españolas o multinacionales afincadas en nuestro país deciden cada vez más invertir en políticas de conciliación de trabajo y vida familiar. En muchos casos todavía aplican estas medidas puntualmente, porque las perciben como algo que “viste” de puertas afuera, pero no tanto porque resulten rentables desde un punto de vista económico.

Precisamente, las medidas más utilizadas para conciliar son las que tienen que ver con la flexibilidad del tiempo y el espacio. Con ellas, las empresas permiten que sus empleados elijan en mayor o menor medida cómo gestionar estas variables sin perjudicar el cumplimiento de sus tareas profesionales.

El pasado 11 de abril, el Centro Internacional Trabajo y Familia del IESE organizó la primera jornada de trabajo del Club IFREI (Family Responsible Employer Index), con la finalidad de promover políticas flexibles y conciliadoras que mejoren tanto los resultados económicos como la calidad de vida de sus empleados.

A lo largo de la jornada trascendió la necesidad que tienen las empresas de una mayor flexibilidad, pero también la importancia de integrar esa necesidad dentro de la cultura corporativa. Los análisis realizados por el IFREI concluyen que estas políticas no son efectivas si la dirección no se implica en su implantación. Si no ocurre así, la ejecución termina dependiendo arbitrariamente de los supervisores o jefes intermedios.

Las medidas de conciliación no son efectivas si la dirección no se implica en ellas

Los horarios y el teletrabajo, las medidas más extendidas

Nuria Chinchilla y Mireia Lasheras, responsables del Centro de Trabajo y Familia del IESE, expusieron algunas de las medidas más utilizadas por las empresas en la actualidad. La flexibilidad en los horarios de acceso y salida del trabajo es la más común, pero todavía existe un gran margen de mejora porque, según los datos de IFREI, solamente un 10% de las empresas la aplican.. Al dato de IFREI se suma el aportado por el European Working Conditions Survey según el cual sólo un 27,1% de los españoles piensan que su horario de trabajo se adapta a sus compromisos sociales y familiares, muy lejos del 57,9% de daneses o al 48,3% de ingleses.

La segunda medida más utilizada es el trabajo a tiempo parcial, muy valorado para conciliar trabajo y familia, ya sea el cuidado de niños pequeños o la dedicación a alguna persona o familiar que necesite mayores atenciones. El inconveniente más generalizado que tiene esta opción es que suele asociarse a una pérdida de proyección profesional. Para algunos responsables de Recursos Humanos, como Pablo Pastor Quintana de IBM, las empresas deben proporcionar los recursos y la formación necesaria para que los empleados puedan mantener el ritmo del resto de compañeros. Pero los empleados deben ser realistas y saber que en algunos casos el proceso para volver a rendir al máximo será costoso. A pesar de ello, las empresas no deben confundir la falta de ambición profesional de un empleado con la falta de profesionalidad, una tentación en la que se suele caer con facilidad.

El teletrabajo es otra de las medidas cada vez más ofrecidas por las empresas, pero según IFREI no todos los empleados tienen la misma capacidad para realizar su trabajo con solvencia fuera de la oficina. Entre los requisitos exigidos se encuentran cuestiones como un mínimo de pertenencia y conocimiento de la compañía, evaluaciones laborales positivas hasta ese momento y cuestiones de tipo organizativo en el hogar que no impidan el correcto desempeño del trabajo.

A las medidas mencionadas se suman otras menos habituales como las vacaciones flexibles, el trabajo compartido o la semana comprimida.

Empresas multinacionales y pequeñas empresas

El modo con el que afrontan la conciliación las empresas depende en muchos casos de su tamaño, pero la nota común para garantizar la efectividad es que la dirección tenga clara la política y se comprometa con ella. Algunas empresas multinacionales, como es el caso de las farmacéuticas Novartis y Quintiles (ambas entre los primeros puesto del ranking elaborado por Greatplacetowork, de las mejores empresas para trabajar en España), tienen desarrolladas y formalizadas políticas de este tipo.

En lo que se refiere al teletrabajo, Quintiles diferencia tres modalidades alternativas. En la primera el empleado realiza todo su trabajo desde casa y no dispone ni siquiera de un lugar de trabajo en la oficina porque la empresa le facilita los recursos necesarios además de mil euros para la adecuación de su espacio de trabajo en el hogar. La segunda está pensada para los empleados itinerantes, como son los visitadores médicos, y la tercera para aquellas personas que sólo ocasionalmente trabajan fuera de la oficina donde tienen su espacio habitual de trabajo. Por su parte, Novartis concede dos semanas más de baja maternal, además de las previstas por ley, e ingresa 500 euros en la cuenta de los empleados que han sido padres.

Las empresas pequeñas tienen en cambio la facilidad de que entre la dirección y los empleados hay una relación más directa y cercana con lo que se pueden negociar muchos aspectos de la vida laboral del trabajador. Es el caso de NRSur que ha conseguido atraer y fidelizar el talento facilitando el acceso a los estudios universitarios de sus empleados, en una plantilla con una media de edad de 29 años en el sector del fast food. Curiosamente, tanto NR Sur como Quintiles tienen en común que el mayor número de jefes de tienda y gerentes respectivamente son mujeres, con lo que además, el hecho de ser mujer no condiciona el crecimiento profesional.

Otras empresas pequeñas como CEPAL S.L, la primera empresa en obtener el Certificado de Empresa Familiarmente Responsable, tiene sus propias medidas de conciliación independientes del convenio de su sector, como por ejemplo la bolsa de horas de trabajo que permite a un empleado tomarse dos horas libres durante cuatro días computándole como un día de vacaciones. Muy útil si se necesita cuidar de una persona en algunos momentos del día en los que no se tiene otra alternativa.

El impacto positivo de estas medidas

Desde un punto de vista empresarial, lo que más se valora es el impacto positivo que tiene la aplicación de las políticas de conciliación mencionadas. Según IFREI, los empleados que trabajan en empresas con un entorno enriquecedor desde el punto de vista de la conciliación, tienen un compromiso tres veces mayor que aquellos que trabajan en otras empresas. En estas mismas empresas, la intención de rotación y la insatisfacción es once y nueve veces mayor respectivamente que en las empresas conciliadoras.

Otro de los aspectos más valorados de la flexibilidad es que los empleados la perciben como un “salario emocional”, que va más allá del sueldo monetario. Se trata de una medida valorada muy especialmente en épocas de crisis económica, en las que las empresas no pueden permitirse aumentar la retribución de sus trabajadores. Cuando un empleado tiene un problema la organización trata de ayudarle. La multinacional Novartis pone a disposición de sus empleados los servicios de Masvidared, compañía que les asesora y ayuda en cualquier problema que puedan tener (burocrático, legal, familiar, etc.).

Schneider, empresa global de gestión de la energía, duplicó la motivación y disminuyó en tres puntos el absentismo de las personas que participaron en el grupo piloto que tuvo acceso a medidas de teletrabajo. Por su parte, BBVA ha podido constatar en su grupo piloto de teletrabajo en España y México, en el que participan quinientas personas, un notable aumento del compromiso y la reducción de la rotación.