La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

Cristianos discriminados hasta la muerte

Cuando aún resuena en muchos medios de comunicación el informe que hace unos días presentó Amnistía Internacional sobre la discriminación que sufren los musulmanes en Europa, al menos otros 20 cristianos han sido asesinados en Nigeria, donde, por desgracia, ya se han acostumbrado a este tipo de barbarie que lleva la marca de la secta islámica Boko Haram.

Que sobre los musulmanes que viven en Europa, disfrutando del derecho fundamental a la libertad religiosa, se vuelquen prejuicios y estereotipos, y que se les discrimine, por ejemplo, en el ámbito laboral es, sin duda, lamentable y se deben tomar todas las medidas legítimas posibles para que esta vergüenza desaparezca. Pero que los cristianos tengan que, literalmente, sobrevivir en muchos países de mayoría musulmana y que se les persiga hasta la muerte a causa de su fe es algo gravísimo que se está convirtiendo en todo un genocidio silencioso.

Silencioso porque es una cierta cultura dominante la que en Occidente prefiere mirar para otro lado y la que no se atreve a ejercer una crítica proporcionada a la verdad de los hechos. En aras de un multiculturalismo fracasado, prefieren la corrección política y asumen la incoherencia de las dos varas de medir. Así, no es de extrañar que los grandes titulares sean para quienes lamentablemente han sido discriminados en su trabajo por el hecho de ser musulmanes y que habitualmente no haya ni una línea de recuerdo para los miles de cristianos que en el mundo son perseguidos hasta la muerte.