La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

El Delegado de Pastoral Vocacional: “Cada año constato con admiración la sensibilidad y responsabilidad por las vocaciones de tanta gente”

Como todos los años, el cuarto domingo de Pascua, domingo del Buen Pastor, se celebra en la Iglesia la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones. En nuestra diócesis se ha celebrado este fin de semana, días 27 al 29 de abril, con el lema “Toda vocación específica nace de la iniciativa de Dios; es don de la caridad de Dios”.  

El Delegado Episcopal de Pastoral Vocacional, Juan Carlos Merino, explica que “el lema de este año quiere incidir en lo nuclear de nuestra fe cristiana. La fuente de todo don es Dios Amor. Somos amados por Dios incluso antes de venir a la existencia. Esa es la verdad de nuestra existencia: el amor incondicional de Dios. Como dice el Papa en el mensaje, se trata de un amor sin reservas que nos precede, nos sostiene y nos llama durante el camino de la vida. Un amor que permanece para siempre, que es fiel a sí mismo”. “Cuando uno abre su vida al amor debe responder al amor. En la apertura al amor de Dios y como fruto de ese amor nacen las vocaciones. Y no puede ser menos que respuesta de amor: Tú sabes que te quiero. Es el secreto de la existencia entregada y vivida en plenitud”.

Como preparación a la Jornada, la Delegación ha organizado un Festival Vocacional. “Vista la experiencia que tuvimos en la pasada JMJ con el festival de la vida consagrada, queremos hacer sencillamente un festival donde se exprese la belleza de la respuesta al Señor. En un clima de canciones y de testimonios se manifiesta la profunda alegría de seguir al Señor. Dará comienzo el próximo viernes, a las 20,30 horas, en el salón de actos del Seminario diocesano. Y continuará con la vigilia inaugural. En clave de oración, de escucha de la Palabra de Dios, de adoración, pedimos para que en nuestra iglesia diocesana se creen las condiciones favorables para que puedan aflorar tantos ‘sí’, en respuesta generosa a la llamada del amor de Dios. Presidirá esta vigilia Mons. Fidel Herráez, obispo auxiliar de Madrid”.

“Para mí, afirma, es un día que expresa muy adecuadamente lo que es verdadera pastoral vocacional. Es un día de profunda conciencia eclesial, porque además del Festival del Sí y de la Vigilia inaugural, la Capilla del Seminario se convierte en un lugar de oración y de verificación vocacional. Durante todo el fin de semana, distintos grupos, familias religiosas, movimientos, entidades diocesanas, arciprestazgos, parroquias, preparan una hora de oración, a su estilo, unidos por Jesús en la Eucaristía, rogando al dueño de la mies que envíe operarios a su mies. Cada año constato con admiración la sensibilidad y responsabilidad por las vocaciones de tanta gente, jóvenes y mayores, matrimonios, consagrados… que son conscientes de la necesidad que tiene la Iglesia de vocaciones”.

En referencia al mensaje de este año, dice que “es un regalo que nos hace en la Jornada. Nos pide ir a la fuente del amor de Dios: Movido exclusivamente por su amor incondicional, Él nos creó de la nada para llevarnos a la plena comunión con él. Buena parte del mensaje nos recuerda bellamente que todo se basa en el amor del Señor por nosotros. Este amor exige una respuesta de amor concreta. Toda vocación no parte de un proyecto personal, ni de las cualidades que uno puede poseer, sino del don gratuito, incondicional, precedente del amor del Señor que nos capacita para responder en oblación amando al Señor y al prójimo.

Por último, y en referencia al mensaje del Papa para este día, explica que en él Benedicto XVI hace “un llamamiento a convertir las iglesias locales en ‘lugar’ de discernimiento atento y de profunda verificación vocacional. Toda la Iglesia como lugar vocacional. Algo apasionante que Dios quiera concedernos a nuestra diócesis. De esta manera, la comunidad cristiana se convierte ella misma en manifestación del amor de Dios que custodia en sí toda llamada”.