La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

Los cambios necesarios ante el paro

El dato de la EPA del tercer trimestre es muy malo. En nuestro país hay ya 5.600.000 desempleados, lo que supone un 24,4 por ciento de la población. Desde que comenzara la crisis, a finales de 2007, se han destruido 3 millones de empleos, lo que significa que estamos en un momento peor que el que vivió nuestro país a mediados de los años 70. Lo peor es que todas las previsiones apuntan a que seguirá subiendo, al menos en el próximo trimestre. La reforma laboral, como ya anunció el Gobierno, no va a dar resultados a corto plazo. Los cambios en la regulación del mercado de trabajo eran absolutamente necesarios pero como no se hicieron a tiempo ahora no corrigen el ciclo. Ante este gran drama son necesarios cambios en tres niveles.

El primero es estructural: una política sólo basada en los recortes es, como señalan los expertos, un suicido. El segundo se refiere a la solidaridad, es sin duda el tiempo de la caridad. Y el tercer cambio se refiere a nuestra cultura del trabajo: es sin duda el tiempo de pensar de otro modo, de buscar oportunidades fuera y dentro de nuestro país, de crear, de reciclarse, de emprender, de luchar. España en otras épocas,  en unas circunstancias tan difíciles como estas, tuvo energía, paciencia y arrestos para salir adelante.