La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

Mons. Juan Antonio Reig Pla escribe una carta de agradecimiento a quienes le han mostrado “su cercanía espiritual y apoyo”

El Obispo de Alcalá de Henares, Mons. Juan Antonio Reig Pla, ha escrito una carta de agradecimiento dirigida a los obispos, sacerdotes, diáconos, religiosos y familias así como a las instituciones eclesiásticas y civiles y diferentes medios de comunicación de prensa, radio, televisión e Internet que “habéis tenido a bien mostrarme, en estas últimas semanas, vuestra cercanía espiritual y apoyo, asegurándome vuestras oraciones. A todos, de corazón, os doy las gracias ¡Qué Dios os lo pague!»  

 

Asimismo, da las gracias a “todos los que os sentís, o habéis sentido, atracción sexual hacia el mismo sexo (AMS) y habéis tenido a bien hacerme llegar vuestros testimonios”. En concreto, son más de 100 personas las que han escrito sus experiencias.

 

“Debo daros las gracias, señala, porque he visto en ellas la mano de Dios y he aprendido mucho sobre vuestros sufrimientos y vuestras esperanzas. También os doy las gracias por vuestra valentía, porque vuestras experiencias, al no admitir -en tanto en cuanto tales experiencias- refutación ideológica o política alguna, podrán ser de gran ayuda a muchas personas” y pueden colaborar así a “romper el cerco de silencio respecto a la posibilidad de cambio para quien lo desee libremente”. Por ello, remarca la importancia de publicarlas y divulgarlas.

 

En este sentido, les anima a “perseverar en los ‘itinerarios de libertad y esperanza’ que estáis recorriendo”. También tiene palabras para quienes “no compartís el Magisterio de la Iglesia en los temas que nos han ocupado estos días”. Y pone de manifiesto que “nunca he tenido la intención de ofender a nadie; a todos respeto y acojo de corazón, sin embargo, debo decir que la misión que me ha confiado la Iglesia y la caridad de Cristo me urgen a anunciar la verdad contenida en las Sagradas Escrituras, en el Catecismo de la Iglesia Católica y en el resto del Magisterio de la Iglesia. A todo ello me debo con la gracia de Dios”.