La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

Aviso en las presidenciales francesas

Sarkozy ha perdido la primera vuelta de las elecciones presidenciales francesas, pero no puede decirse que Hollande haya ganado. El candidato socialista solo ha obtenido un punto de ventaja sobre el candidato de centro derecha. El empate técnico va a hacer más intensa la campaña por la segunda vuelta. El centro de la discusión está en estos momentos en si la política económica debe ser la que propone Europa o si Francia debe cambiar las reglas. Sarkozy, que ha tenido una gran lucidez para algunas políticas culturales, no es percibido por gran parte de sus compatriotas como un hombre que esté a la altura de los retos económicos. Eso explica la subida de Hollande, que en realidad promete soluciones inviables como el adelanto de la edad de jubilación o la subida del gasto.

Los resultados de la primera vuelta muestran que la ciudadanía francesa está enfadada y desorientada ante la crisis. Eso explica la fuerza de la extrema derecha de Le Pen que supera el 18 por ciento por ciento de los votos y que recoge el apoyo de muchos electores jóvenes. O el ascenso también de la izquierda más radical. Los resultados suponen un aviso. En el corazón de Europa muchos europeos están desencantados ante la solución que se ha dado a la crisis, ante las formas de convivencia de una sociedad pluricultural. Y eso ocurre en un país mucho menos golpeado que otros.