La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

Cristiada rompe un tabú en México

 

El estreno de una película acapara hoy la atención informativa en México. No es una película cualquiera. Como resalta uno de los protagonistas, el actor de Hollywood Andy García, los hechos relatados en Cristiada son todavía tabú en los libros de texto mexicanos. Se trata de la brutal persecución religiosa de finales de los años 20 del pasado siglo, cuando los cristeros se rebelaron contra el intento del Gobierno de erradicar el cristianismo. Cuna de la sublevación cristera fue el Cerro del Cubilete, lugar en el que Benedicto XVI celebró hace unas semanas una multitudinaria misa. A Juan Pablo II, las autoridades no le permitieron visitar aquel lugar. De hecho, cuando pisó por primera vez el país, en 1979, era ilegal llevar en público sotana, y hubo que hacer una excepción con él. De ahí que se dijera que el reciente viaje de Benedicto XVI marcaba el final de una época.

Está a punto de aprobarse una reforma constitucional que elimina restricciones a la libertad religiosa, y se ven hechos sorprendentes hasta hace muy poco, como que los principales candidatos a las elecciones presidenciales visiten estos días la Conferencia Episcopal para explicar sus programas. Todo ello permite compreder por qué el estreno de Cristiada es todo un acontecimiento nacional. Pero existen episodios similares de persecución religiosa durante el siglo XX, de los que jamás se ha rodado una película y de los que tampoco se habla en las escuelas. No hay que irse lejos. España, por ejemplo, tiene una terrible historia aún por contar.