La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

Lamentable decisión del PSOE

 

La negativa del PSOE a apoyar la Ley de Estabilidad Presupuestaria pone en evidencia cuáles son sus intereses y cuál es el mensaje que quiere hacer llegar a la sociedad española. Una vez más la carencia de sentido de Estado y de altura de miras han convertido al partido de Rubalcaba en un elemento de agitación más que en un factor clave del diálogo social y de construcción de una España en desarrollo. En un momento en el son necesarios  más esfuerzos para salir de la crisis, la coherencia y la dignidad política debieran transitar por los caminos del diálogo y del acuerdo entre los partidos. El PP ha intentado un consenso hasta el último minuto y la respuesta del PSOE ha sido el desprecio. Desprecio hacia una Ley necesaria para hacer frente a  las acometidas de los mercados internacionales. El apoyo de CIU, de UPyD y de Unión del Pueblo Navarro indica que en política hay decisiones que deben hacerse por el bien que conllevan.

La lamentable actitud del PSOE no se puede achacar a desconocimiento de lo que está en juego, sino a una irresponsabilidad que le define en los últimos tiempos, empeñado en dinamitar todo lo que hace el Gobierno de Rajoy sin tener en cuenta ni su pasado inmediato ni la realidad dramática del presente.