La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)
CONVERSATION BETWEEN BELIEVERS AND NON-BELIEVERS

CONVERSACIONES. Capítulo XII: «La estructura vectorial de la vida»

ABSTRACT

Chapter XII: “La estructura vectorial de la vida”

In the beginning of this chapter, Marías compares an arrow to our way of moving forward in life. In his opinion, although an arrow describes it in a good way, it is not enough because we have to consider the bow and the target too: the bow impels the arrow towards the target, and the target means “the proper symbol in life”.

In that regard, Marías introduces a new concept: “the structure of life is like a vector”. “Intensity” and “orientation” are two characteristics of a vector and, from a biographical point of view, these two characteristics can be understood as “importance” and “significance».

To sum up, Marías represents how we move forward in life with an arrow. This arrow, which is the symbol of a vector, allows us to understand life from a biographical point of view.

Next week, we will deal with the second part of this chapter.

 

Seguimos reflexionando sobre el libro de Julián Marías Antropología metafísica. A continuación nos adentramos en la primera parte del Capítulo XII: La estructura vectorial de la vida.

 

Al inicio del capítulo nuestro filósofo retoma el tema tratado en el anterior: la instalación entendida como estar viviendo. Siendo las formas de instalación formas para acontecer, afirma que “esto hace que la instalación tenga carácter histórico, que ella misma esté afectada por un «nivel» al cual se encuentra en cada paso […] la instalación es el alvéolo, alvéolo o cauce por el que transcurre la vida”1.

Recordemos capítulos anteriores en los que se afirmaba que el hombre es un ser futurizo, que se realiza hacia adelante. Nuestro filósofo se apoya en dos imágenes, la flecha y el cohete, para describir la manera de proyectarse la vida: “La imagen de la flecha es justa, pero no completa; en rigor, es el arco entero —con su tensión hacia atrás, de donde la flecha recibe impulso, y el blanco hacia el que se orienta— el símbolo adecuado de la vida humana […] El blanco es siempre uno entre varios posibles […] que no tiene sentido más que en el contexto de los demás. La flecha es, en rigor, un haz, cada una de cuyas flechas se orienta en una dirección, una de las cuales será privilegiada […] Esas flechas salen de una aljaba que en principio parece inagotable, pero que no lo es: no está agotada, es en cada momento inexhausta y, por tanto, se presenta como posibilidad”2.

A continuación introduce nuestro filósofo un nuevo concepto: la estructura vectorial de la vida. Para ello hace hincapié en que la vida ni es neutra, ni es siempre igual, sino que se proyecta desde aquella perspectiva personal que organiza las restantes instalaciones.

Los conceptos de “intensidad y de “orientación”, propios del vector, biográficamente se convierten “importancia” y “significación” (o “sentido”). “La flecha, símbolo del vector, símbolo de la acción vital, adquiere así una significación más rica y precisa. Y esto da su sentido biográfico y, por tanto, humano a un concepto que ha permitido la intelección de la vida biológica”3. El uso de la flecha para entender el proyectarse de la vida, explica el carácter biográfico de la misma; “dentro de cada vida, las cosas se ordenan en una perspectiva rigurosa y cambiante, asumen diversas funciones o papeles, se ordenan en una jerarquía precisa, cuyo principio es interno a esa vida y no coincide con la que supondría una consideración exterior”4

 

 

La próxima semana continuaremos con la exposición de la segunda parte de este mismo capítulo XII: Las formas de instalación.

 

1 MARIAS, J., Antropología metafísica, Alianza editorial, Madrid, 1995, pág. 86

 

 

2 MARIAS, J., Antropología metafísica, Alianza editorial, Madrid, 1995, pág. 87

 

3 MARIAS, J., Antropología metafísica, Alianza editorial, Madrid, 1995, pág. 88

 

4 MARIAS, J., Antropología metafísica, Alianza editorial, Madrid, 1995, pág. 88