La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

Acción Familiar propone diez medidas para que las familias no sean penalizadas por el IRPF

El IRPF penaliza a las familias españolas. Esa es la principal conclusión que se extrae del Análisis del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas desde una perspectiva de familia que el próximo 17 de abril presentará la asociación Acción Familiar. El estudio ha generado un decálogo en el que se proponen diez medidas para que las familias no sean discriminadas respecto a otro tipos de contribuyentes. 
 
Entre esas medidas se encuentran el aumento de los mínimos familiares exentos, el mantenimiento de la tributación conjunta, un trato diferenciado para las familias monoparentales, que son las más penalizadas fiscalmente y las que más posibilidades tienen de sufrir la pobreza, así como la superación de la discriminación territorial. La descentralización fiscal ha provocado una falta de equidad horizontal en España. Se propone como solución la adopción de fórmulas de partición de rentas como las que existen en otros países. 

Para Acción Familiar, «es urgente reformar el IRPF para que las familias sean tratadas de forma equitativa y justa, para que no sean discriminadas al tener que soportar una mayor carga tributaria que aquellos que perciben rentas de idéntica cuantía pero viven solos». Además, pone de manifiesto que «los mínimos, concebidos para reflejar el gasto de una familia y gravar la renta realmente disponible, tienen que ser ajustados a la realidad», por tanto, «el mínimo familiar debe modificarse especialmente y de forma progresiva para las familias con tres o más hijos».

 
El estudio recoge que «es necesario un tratamiento fiscal diferenciado para las familias monoparentales» y que «la opción por la tributación conjunta para la unidad familiar debería mantenerse vigente mientras no se modifique el modelo de IRPF».
 
Por otro lado, subraya que «es necesario superar la discriminación territorial» y aboga por la necesidad de «revisar la forma de imputación de rentas en el matrimonio». «El IRPF debe ser neutral respecto al matrimonio, no gravando en exceso a los contribuyentes que opten por esta fórmula de convivencia».
 
«Las familias con idénticas circunstancias de renta, estado civil, número de hijos, origen de la renta, etc, están siendo tratadas de manera muy diferente, simplemente en función del lugar de residencia, presentando por tanto tipos efectivos diferentes en función del territorio», añade.
 
El estudio será presentado el próximo martes en un acto presidido por Concepción Dancausa, delegada de Hacienda y Administración Pública en el Ayuntamiento de Madrid. Presentarán el libro Mikel Buesa, catedrático de Economía aplicada en la Universidad Complutense de Madrid; y Teresa López, directora del estudio.