El gran peligro en el mundo actual es el triste individualismo que nace del corazón avaro (Francisco)
Una Semana Santa de gran emoción

La misionera Carmen Sancho sobre la Semana Santa en Cantón, China: “Realmente hay hambre de Dios en el alma china”

La religiosa valenciana Carmen Sancho, perteneciente a la congregación de las Misioneras de Cristo Jesús, cuenta cómo se ha vivido la Semana Santa en Cantón (China).

“Ha sido para mí una experiencia preciosa e inolvidable. Con las dos junioras Tuyet y Tram atendimos los Oficios de la Catedral del Sagrado Corazón en Cantón, China, oficiados por su arzobispo, en lengua mandarín. Las junioras, después de su clase en la universidad, atendieron las celebraciones de los Oficios en la Catedral. El miércoles fue la Eucaristía y bendición de los óleos. Los 24 sacerdotes de la diócesis de Cantón concelebraron con el Arzobispo. Jueves Santo y Viernes Santo, con gran devoción y asistencia a pesar de ser día de trabajo.
La Vigilia Pascual fue emocionante, una experiencia inolvidable. Comenzaba la Vigilia a las 7.30. Llegamos a las 7 y pudimos coger los últimos asientos. La inmensa mayoría lo siguieron desde fuera del recinto. 18 bancos estaban reservados para los catecúmenos que no entraron hasta después de la bendición del agua. Había innumerables voluntarios organizando y acomodando a la gente. Antes de empezar distribuyeron velas para todos Comenzó la Vigilia. Era tal la multitud que para más orden los que estábamos dentro no nos dejaron salir afuera. Todo siguió normal. Los catecúmenos esperaban fuera y después de la bendición del agua, el párroco llevando el cirio pascual salió afuera y con él en procesión, con los cirios encendidos, entraron los 108 adultos además de los niños y bebes. Cada uno llevaba colgado su nombre. Al entrar gran aplauso de la congregación. Fueron llamándoles por su nombre, uno por uno, y ocuparon su sitio. Siguió la celebración, Letanía de los Santos. Con ellos renovamos las promesas del Bautismo y a continuación comenzaron los bautizos. Los padrinos estaban preparados y los acompañaron al altar. El arzobispo y párroco oficiaron el bautismo.

Así como volvían a su sitio con el gozo en sus rostros, se ponían encima la túnica blanca ya preparada en el banco. Al terminar otro gran aplauso, 120 nuevos miembros de la Iglesia. El coro entonó el Veni Creator Spiritus, música gregoriana en lengua mandarín. Todos los sacerdotes que concelebraban extendieron sus manos implorando el Espíritu sobre los 108 adultos y comenzó la Confirmación. Los padrinos les acompañaron.

A la hora de la paz el Arzobispo y concelebrantes bajaron y fueron dando la paz a los primeros de cada banco. Había gozo y alegría en la comunidad. Al final de la Misa la foto de grupo. Las religiosas diocesanas que los habían preparado les anunciaron que la formación cristiana continuaría cada domingo porque durante un ano tienen el catecumenado y luego siguen su formación cristiana.

La Catedral que es preciosa, gótica, es un centro de atracción. Cada sábado hay misas en coreano y cantones. Los domingos en mandarín, cantonés e inglés, esta es la que atendemos nosotras. Miles de personas de todas las edades atienden las Eucaristías. Muchos no cristianos vienen porque quieren saber más de Jesús. Realmente hay hambre de Dios en el alma china”.