La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)
Santa Misa de Pascua

El cardenal Rouco destaca el triunfo de la vida durante la celebración de la Santa Misa de Pascua

Cientos de fieles abarrotaron el domingo la madrileña Catedral de la Almudena para celebrar la Santa Misa de Pascua,  la fiesta más importante para todos los católicos, ya que con la Resurrección, Cristo triunfa sobre la muerte.

Un año más la gran fiesta del Señor Jesucristo resucitado se celebró en la capital de España con una gran felicidad y devoción. El cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, ofició la Eucaristía poniendo fin así a los actos religiosos de esta Semana Santa 2012.

El cardenal comenzó su homilía saludando a todos los fieles presentes, y destacando que este gran día es importante porque ha triunfado la vida. En la Misa dominical recordamos de una manera especial esta gran alegría. El Cirio Pascual que representa la luz de Cristo resucitado, permanece prendido hasta el día de la Ascensión, cuando Jesús sube al Cielo. El cardenal Rouco recordó que cuando celebramos la Resurrección de Cristo, estamos celebrando también nuestra propia liberación, porque celebramos la derrota del pecado y de la muerte.

Tras una Semana Santa pasada por agua en toda España, en Madrid brilló por fin el sol y el Domingo de Pascua, el día más alegre de la Semana Santa fue celebrado por una gran multitud de personas que se unieron en la oración en este día central para la vida de la Iglesia.

En sus palabras, el cardenal subrayó que celebramos la la gran fiesta del Señor Jesucristo resucitado dando paso al nacimiento de la tradición de testigos, que desde Pedro, empezaron a narrar la existencia del Señor.

El cardenal aseguró también que el cristiano, el día de su bautismo muere con Cristo, al mismo tiempo que resucita con Él por lo que terminamos viviendo una vida nueva donde dejamos atrás los pecados.

Así, invitó a vivir la vida santamente, participando de la vida de Dios, donde Él es promotor y protagonista de su propia vida. También afirmó que urge anunciar el Evangelio de Jesucristo resucitado, el Evangelio de la Vida, para vivirlo en verdadera comunión con el Padre y con su Hijo Jesucristo. «Nos urge vivir la comunión de la Iglesia», afirmó. El arzobispo de Madrid destacó que ha triunfado el amor de Cristo y que Él nos invita a nosotros a triunfar de la misma manera y recordó que Dios ha enviado su Hijo al mundo, para que los hombres tengan Vida.

Finalmente el cardenal Rouco también recordó que celebramos la resurrección del Señor a través de la Eucaristía. Por esa razón y recordando que todo ello ocurre porque Él resucitó, todos los cristianos celebramos el gozo en nuestra fe, vivida con esperanza y transmitida con amor.

Como cada año en estas fechas, al concluir la ceremonia, el cardenal impartió la Bendición Papal a todos los fieles que asistieron a la Santa Misa.