No hay medicina que más cure que el cariño (Francisco)
Reforma los artículos 24 y 40 de la Constitución mexicana, para ampliar la libertad religiosa en el país

La archidiócesis de México saluda el reconocimiento de la libertad religiosa en la Constitución

El Arzobispado de México saludó la decisión mayoritaria de los senadores y diputados de reformar los artículos 24 y 40 de la Constitución mexicana, para ampliar la libertad religiosa en ese país.

El reformado artículo 24 expresa la libertad de todos los mexicanos “a la libertad de conciencia y de religión (…). Esta libertad incluye el derecho de practicar, individual o colectivamente, tanto en público como en privado, las ceremonias, devociones o actos del culto respectivo, siempre que no constituyan un delito o una falta penados por la ley”.

Por otro lado, el nuevo artículo 40 de la carta magna reafirma el carácter laico de los Estados Unidos Mexicanos.

En un comunicado difundido a través del Sistema Informativo de la Archidiócesis de México (SIAME), el Arzobispado de México expresó su satisfacción por el reconocimiento de “un derecho humano fundamental como es la libertad religiosa, libertad que, como el Arzobispo de México ha dicho en varias ocasiones, beneficia en primer término a los ciudadanos, sean creyentes o no, y sólo en segundo término a las instituciones que los agrupan”.

La Archidiócesis de México también manifestó su confianza en que “los Congresos de los Estados de la República se sumen a este esfuerzo que enriquece el reconocimiento de los derechos humanos en nuestro país”.

Con respecto a la connotación del estado laico, indicada en el artículo 40, el Arzobispado de México indicó que “hace explícito lo que en México ya es una realidad, pues nuestro país es y debe seguir siendo un Estado Laico, garante de los derechos y libertades a los que todos los mexicanos tienen derecho”.

“Nadie debe sentirse amenazado por la ampliación del reconocimiento constitucional de la libertad religiosa, pues lo único que la Iglesia Católica pide es un espacio de libertad para cumplir su cometido de anunciar el Evangelio de Jesucristo, que ayude a que nuestra patria avance por el camino de la fraternidad, la paz, la concordia y la reconciliación“.