La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)
Semana Santa en Sevilla

Enrique Esquivias de la Cruz, hermano mayor de la Hermandad del Gran Poder de Sevilla: «Los intensos valores devocionales han convertido la imagen de Nuestro Padre Jesús del Gran Poder en universal»

Paloma Fernández Cárdenas-. Fundada en 1477, la Hermandad del Gran Poder de Sevilla procesiona en la madrugada del viernes santo. Enrique Esquivias de la Cruz es el hermano mayor de esta Hermandad y aunque es muy difícil condensar en unas líneas el sentido, los sentimientos y la naturaleza de la imagen de Nuestro Padre Jesús del Gran Poder, Enrique ha querido conversar con Análisis Digital para intentar mostrar un poco más de cerca los grandes e intensos valores devocionales que han convertido esta imagen en universal.

¿Qué particularidad tienen las procesiones de Sevilla?

El fenómeno de las hermandades de Semana Santa, incardinado en la llamada Religiosidad popular, está actuando en los últimos años de eficaz freno frente al secularismo y el laicismo agresivo que está sufriendo nuestra sociedad. Eso es posible, sin duda, gracias a la identidad, casi plena, que existe entre Sociedad y Hermandades. Las cofradías de Sevilla, como manifestación de las hermandades en la calle, para hacer su anual estación de penitencia, no son mas que una continuación de esa identidad religioso-social.

¿Qué rasgo especial destacaría de esta Hermandad del Gran Poder?

Siempre ha sido una hermandad que se ha destacado por la seriedad y el rigor, no solo en la estación de penitencia, que no es más que el reflejo del resto del año, sino en la seriedad de nuestros cultos, en el esfuerzo permanente por que la Basílica de Jesús del Gran Poder sea un referente diario y contínuo de oración, de culto y de celebración de los
sacramentos; todo ello, sin distraernos de la labor de formación y catequesis, tan necesaria en estos tiempos, y la obra asistencial de la Hermandad, como mejor exponente de la expresión de la Caridad de Cristo.

¿Cómo animaría a los jóvenes a participar en los actos litúrgicos de estas fechas?

Los animaría invitándolos a que las manifestaciones externas vayan acompañadas de un conversión interna de nuestro compromiso cristiano y nuestra misión evangélica

¿Ofrecen las procesiones y la liturgia de Semana Santa una ocasión para profundizar en la catequesis de adultos?

Por supuesto que sí. Las cofradías adquieren su mayor auge a raíz de la contrarreforma, en los Siglos XVI y XVII, con una clara función didáctica y de catequesis que no solo no han perdido, sino que en los tiempos actuales me parece más necesaria que nunca. Una comprensión de la liturgia es la que nos hace ver su verdadero significado y no la convierte un actode mera teatralidad externa.

¿Como vive usted personalmente la Semana Santa?

La he vivido intensamente toda mi vida y forma parte de mis sentimientos más profundos. En lo que se refiere a la Hermandad, la Estación de Penitencia no es más que el colofón de un trabajo que se vive todo el año, basado en el culto, la formación y la caridad, como fines principales de nuestra corporación.