La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)
CONVERSATION BETWEEN BELIEVERS AND NON-BELIEVERS

CONVERSACIONES: Capítulo XI. Las formas de instalación II

CONVERSACIONES

ABSTRACT

Today, we are going to analyze the second part of chapter XI. Last week, we have been talking about human life as a reality which comprises different situations to get settled. In this part, Marías tries to identify which are the elements that form these situations. For him, all these elements must be analyzed from a biographical perspective: each situation is a personal, concrete and specific structure, formed by different elements: sex, age, race, caste, social class or language. As we said last week, man moves forward in life through these different structures: from one to another.

 

Next week, we will study chapter XII of Julián Marías’s book.

 

Seguimos reflexionando sobre el libro de Julián Marías Antropología metafísica. A continuación nos adentramos en la segunda parte del Capítulo XI: Las formas de instalación.

 

El post anterior lo cerramos  recogiendo la siguiente afirmación: se trata no sólo de “vivir” sino de “estar viviendo”.

A continuación, retomando la estructura interna del capítulo, vamos a desgranar los elementos que conforman la estructura biográfica del verbo «estar», que es la instalación:

La instalación es unitaria pero no simple, sino pluridimensional, por lo que es una estructura (recordemos que estructura es elementos más orden). En este sentido nuestro filósofo afirma: “esa instalación es unitaria. Lo mismo que a vida, por mucho que sea su complicidad, es siempre una operación unitaria, lo es la instalación desde la cual se ejecuta […] pero no simple; es pluridimensional, se articula en varios niveles y direcciones; por eso es una estructura. Y por ello se puede analizar; en gran parte, la vida consiste en el análisis de esa instalación”[1].

Como la instalación no se limita a “ser” lo que es, sino que es lo que “está siendo”, resultan de ella nuevos elementos, nuevas tensiones dinámicas. La instalación es de mi vida, en consecuencia, la única perspectiva propia y adecuada es la biográfica.

En este texto nuestro filósofo enumera lo que él llama las formas de instalación «intrahumanas», considerándolas capaces de modificar la estructura humana, éstas son algunas de ellas: la condición sexuada del individuo, en su edad —instalación variable y lineal—, la raza —“biología historizada” —, la casta, la clase social —forma de instalación debilitada en la actualidad—, la lengua —primera instalación mental—.

Desde estas la persona avanza en diversas direcciones, hace lo que ha proyectado, vive y está viviendo. Como punto final a este capítulo Julián Marías afirma que “No basta con la mera «circunstancialidad» de la vida humana; no es suficiente decir que el hombre «está en el mundo»; hay que ver cómo está, cómo tiene que estar o puede estar. Ahora podemos entender lo más importante, o que antes no hubiera sido plenamente inteligible: la instalación es la forma empírica de radicación en la vida humana como realidad radical”[2].

 

La próxima semana continuaremos con la exposición de la segunda parte de este mismo capítulo XII: La estructura vectorial de la vida.

 

 



[1] MARÍAS, J., Antropología metafísica, Alianza editorial, Madrid, p. 81- 82

[2] MARÍAS, J., Antropología metafísica, Alianza editorial, Madrid, p. 85