La Iglesia es misionera por naturaleza: existe para que todo hombre y mujer puedan encontrarse con Jesús (Francisco)
TRAS PRESENTAR SU INICIATIVA POPULAR EN DEFENSA DE LOSNO NACIDOS

Mayor Oreja denuncia la decadencia de las democracias que desprecian los derechos fundamentales, como la vida

Después de presentar ayer en el Parlamento Europeo una iniciativa ciudadana europea bajo el lema “No nos resignamos. En defensa de los no nacidos”, el eurodiputado del PP, Jaime Mayor Oreja, ha afirmado que las leyes a favor de la regulación del aborto en algunos países europeos “son un disparate” porque “en las democracias, al cabo de años, como ya ocurre en Holanda, se desarrollan fenómenos de decadencia y se instala una comodidad excesiva y una eliminación de obligaciones”.

En declaraciones a Telemadrid, Mayor Oreja ha señalado que esta regulación origina fenómenos como la eutanasia en Holanda con unos datos que producen “cierto escalofrío por la normalidad con la que se está implantando”. Así, ha señalado que ese proceso, que a su juicio se vive en muchos países europeos, tiene lugar “por la búsqueda de una comodidad exagerada porque los países se inventan nuevos derechos para dar más comodidad a las personas, cuando en el fondo significan un desprecio a los derechos fundamentales como es el derecho a la vida”.

De este modo, Mayor Oreja considera que tales derechos “se disfrazan con el derecho de las madres a decidir la muerte de un ser vivo o el derecho de la familia a decidir la muerte de un padre”, por lo que “son falsos derechos derivados de la comodidad y de una cierta decadencia de la democracia que hay que saber corregir”.

Jaime Mayor Oreja inauguró el pasado jueves en Bruselas el primer encuentro de asociaciones europeas en derecho a la vida de los no nacidos bajo el lema ‘No nos resignamos en defensa de los no nacidos’, en un encuentro organizado por un grupo de eurodiputados de diverso signo político en el que han participado una treintena de organizaciones de 22 países comunitarios.

Según el eurodiputado popular, se trata de una “experiencia inédita” a partir de la cual se va a desarrollar “una iniciativa popular contemplada en el propio Tratado de Lisboa con guión de firmas para requerir a la Comisión Europea determinadas prohibiciones en ese sentido”.