No hay medicina que más cure que el cariño (Francisco)

Haikú a la madrileña

 Adolfo Caparrós Gómez de Mercado Doctor y Profesor de Lengua y Literatura.- Para todo tiene que haber una primera vez. Así, hoy recomendamos un libro que no podrán comprar en una librería, sino en Amazon. Se trata de un poemario titulado Porque nunca fue suyo, de Fernando López Guisado –Amazon-.  

Lo primero que va a chocar a nuestros lectores es un lenguaje apocalíptico que no deja piedra sobre piedra. Se repiten hasta la saciedad términos como muerte, noche, cuervo, colmillo, sangre… En esa línea demoledora se puede encuadrar este poemario.

Pero Fernando López Guisado no hace, ni mucho menos una apología del mal. Todo lo contrario, lo enfrenta al bien, para que el contraste sea más sangrante –se nos contagia su terminología-

Si nos mantenemos firmes en la lectura, que por otro lado es muy llevadera, se puede leer perfectamente en menos de una hora, encontraremos que en las últimas páginas se abre una ventana a la esperanza, y empiezan a aparecer la luz, los niños… En definitiva, el bien.

Emplea bastante Fernando López Guisado términos en latín. El latín es el lenguaje de la iglesia, pero también de la réplica, del mal. Así, le sirve para ambos –bien y mal, se entiende- y lo utiliza para ese contraste fundamental en el poemario. Acierto sin duda, que aunque han utilizado otros escritores –por ejemplo, esas Divinas palabras de la obra de Valle-Inclán- Acierto, decíamos, que da a la poesía de López Guisado un aire atemporal que le acerca a los clásicos.

Entiendo que al reseñar un libro digital los aspectos formales pierden mucha relevancia. En todo caso hay que decir que los poemas de Porque nunca fue suyo son muy breves, próximos al haikú, que todo hay que decirlo, está muy de moda. Esa brevedad, unida a las setenta y seis páginas que ocupa, lo convierten en una lectura muy breve. Por ejemplo, si fuéramos al dentista, correríamos el riesgo de que el libro durase menos que la espera. Al ser un libro digital, no sería problema, ya que tendríamos la posibilidad de acometer otra lectura fácilmente.

Habrá lectores que no conozcan a Fernando López Guisado, sin embargo, en Rivas Vaciamadrid es toda una institución. Un autor que, paso a paso, se va ganando un hueco entre los escritores españoles por méritos propios.