Un verdadero diálogo es siempre un encuentro entre personas y no sólo un intercambio de ideas (Francisco)
Según cálculos del gobierno

Más de millón y medio de mexicanos darán la bienvenida al Santo Padre

El director de comunicación y prensa de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), Lic. Samuel Nájera, adelantó que según cálculos del gobierno un millón y medio de personas saldrán al encuentro del Papa Benedicto XVI en su visita a México del 23 al 26 de marzo.

En una entrevista concedida a Radio Vaticana, Nájera indicó que en país ya se respira un aire de espera e ilusión. El domingo 25 de marzo Benedicto XVI celebrará una multitudinaria Misa en el Parque Bicentenario, en la localidad de Silao, a los pies del Cerro del Cubilete en cuya cima hay un gran monumento a Cristo Rey.

Para la ocasión ya está registrada la participación de 350 mil personas, sin embargo “las autoridades eclesiásticas y el gobierno están esperando la participación principalmente ese día domingo de cerca de un millón y medio de personas”.

“Ellos aseguran que las poblaciones aledañas, principalmente diócesis adyacentes como Guadalajara, Aguas Calientes, Zacatecas y Morelia son lugares que difícilmente perderán la espontaneidad y se volcarán para hacerse presentes para tener ese punto de encuentro con el Santo Padre”, señaló el responsable de comunicación y prensa.

La Conferencia del Episcopado Mexicano dispuso un sistema de entradas para acceder a la Misa y mantener el orden durante el encuentro, por supuesto, “los pases que no tendrán ningún costo para los fieles que estarán en la Misa con el Santo Padre”.

Los boletos todavía no han sido distribuidos, y serán entregados en estas semanas a los Obispos para que posteriormente los repartan en sus diócesis, un total de 91 en el país.

Además de una gran participación del pueblo mexicano, Nájera explicó que se espera una asistencia considerable de fieles de otros países y de otras Conferencias Episcopales. Autopistas, carreteras, aeropuertos, estaciones de tren y autobús ya están en marcha para dar la acogida al aluvión de personas que querrá ver y escuchar a Benedicto XVI.

“Cada vez crece más la expectativa, ciertamente están pendientes los cierres de las calles, algunos aspectos técnicos, cómo se va a recibir a los peregrinos, el lugar donde puedan tener un punto para pasar la noche como son campamentos, se están ultimando las medidas de seguridad con protección civil, de atención médica, puntos de alimentación, de hidratación”, concluyó.

El evento será anunciado por internet, televisión, prensa escrita y radio, y hasta el momento más de dos mil medios se han registrado para la ocasión