La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)
Reivindica el papel de Cáritas en el mundo

El Cardenal Rodríguez Maradiaga advierte que sería una tragedia si la crisis disgregara Europa

El presidente de Cáritas Internacional, cardenal Óscar Rodríguez Maradiaga, pidió ayer a Europa que «siga siendo ejemplo de unidad y solidaridad» y ha advertido de que «sería una tragedia para todo el mundo» que la crisis económica acabe por «disgregarla». El arzobispo de Tegucigalpa hizo estas declaraciones antes de ofrecer las primeras tres conferencias que tiene previsto pronunciar a lo largo de esta semana en Canarias sobre la visión que se tiene en América Latina de la crisis económica en Europa, invitado por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.

El cardenal Maradiaga ha subrayado que «sería trágico que se perdiera el gran ejemplo de integración» que ha protagonizado Europa, capaz de haberse constituido en «una comunidad» a pesar de que sus países han estado «divididos por la historia, por religión, por cantidad de problemas y por dos guerras mundiales terribles».

El presidente de Cáritas Internacional ha señalado que la crisis que ahora padece Europa es la misma que ha sufrido «durante años» América Latina y ha criticado que, llegado el momento de hacer ajustes, lo primero que se recorte en varios países sea «el dinero para los pobres», cuando «debería ser al revés», ha añadido. «Esto requiere otro enfoque de la economía mundial y especialmente de la solidaridad», ha señalado.

Maradiaga también ha contestado al presidente de Microsoft y la Fundación Gates, Bill Gates, quien la semana pasada, al ser preguntado por el diario El País sobre la prioridad que da España a América Latina en el reparto de sus fondos para cooperación, abogó por canalizar las ayudas a los países más pobres, no a estados con «ingresos medios», entre los que citó como ejemplo a Perú.

«Estoy convencido de que muchos países de América Latina todavía necesitamos el apoyo exterior», ha señalado el cardenal hondureño.

El presidente de Cáritas Internacional ha reivindicado además el papel que desarrolla esta organización en todo el mundo, tanto a través de los miles de voluntarios que cada día ayudan a ofrecer una comida quien no la tiene, como en las grandes crisis humanitarias.

En este sentido, ha recordado que Cáritas fue capaz de movilizar hacia Haití 378 millones de euros tras el terremoto que asoló el país, cuando «un país muy importante del mundo ofreció 100 millones de euros y todavía no los ha dado».

También ha destacado su contribución a la lucha contra el VIH-sida, a pesar de las críticas que la Iglesia Católica recibe en este campo por su posición respecto al uso del preservativo. Maradiaga ha recalcado que la Iglesia es responsable del 27 por ciento de las obras que se hacen en el mundo para paliar los daños que ocasiona el sida, mientras que solo percibe «el 2 por ciento de las ayudas del Fondo Mundial» destinadas a esta materia.