La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

Nunca tanto con tan poco…

Según los datos publicados hoy, las asignaciones a favor de la Iglesia Católica en la declaración de la renta, aumentaron el pasado año en casi 200.000, aunque la recaudación final fue inferior en un millón de euros frente al año anterior a causa de la crisis económica. La propia crisis ha reducido drásticamente el número de declarantes, lo que hace mucho más relevante el hecho de que haya aumentado significativamente el de quienes decidieron marcar la casilla de la Iglesia. Otro dato llamativo es que en los últimos cinco años se ha mantenido un ritmo similar de crecimiento en  los contribuyentes que toman la decisión de sostener a la Iglesia. Se han sumado así más de un millón de declarantes.

La Iglesia existe para anunciar el Evangelio de Jesucristo a todas las personas, y de ahí brota su dedicación a los más necesitados. Con la ayuda de cientos de miles de voluntarios, la Iglesia trabaja cada día en centenares de hospitales, casas para ancianos, inválidos y enfermos crónicos; orfanatos, guarderías, centros de caridad, consultorios para la defensa de la vida y la familia. La labor que desarrollan las parroquias y centros educativos a los que asisten millón y medio de alumnos contribuye decisivamente a la cohesión social y a mantener viva la esperanza y la conciencia del valor de la vida en medio de una tremenda crisis. Como reza el lema: nunca tanto se hace con tan poco esfuerzo como marcar la casilla de la Iglesia en la declaración de la renta. Y recordemos que la Iglesia se sostiene exclusivamente con las aportaciones que los ciudadanos deciden dedicarle con plena libertad, ya sea directamente o a través del IRPF.