La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

Mons. Martínez Camino señala que “la Iglesia no recibe nada de los Presupuestos Generales del Estado, sólo de las aportaciones voluntarias de los fieles”

Monseñor Juan Antonio Martínez Camino, sj, Secretario General y Portavoz de la CEE, participó ayer en la rueda de prensa de presentación de los resultados de la declaración de la renta 2011, correspondiente al ejercicio del 2010, y en respuesta a las preguntas de los periodistas recordó que “la Iglesia no recibe nada de los Presupuestos Generales del Estado, sólo de las aportaciones voluntarias de los fieles”.  

Para Mons. Martínez Camino, “es un hecho constatado en los resultados de las actividades de Manos Unidas y Cáritas en los últimos cinco años, y más en concreto en los últimos tres años, en líneas generales, la tendencia de que cada vez hay más solicitudes de ayuda y más apoyo, y que, tanto a través de los medios económicos o materiales, o con el trabajo voluntario, más personas colaboran con las instituciones de la Iglesia, cuya finalidad es poner en ejercicio la caridad de la Iglesia”. En este sentido, ha comentado que desde 2008 “casi se ha duplicado el número de peticiones y ayudas”. Por lo tanto, consideró que la reacción de los católicos “ha sido muy buena” al marcar la casilla de la `X` en sus declaraciones, y también la de personas no practicantes que “colaboran con las instituciones de la Iglesia para atender las necesidades concretas, de una manera eficaz, inmediata, no burocrática y cercana”.

“El aumento continuado de doscientas mil personas -que marcan la `X`- es un indicativo muy potente de que la gente sabe lo que es la Iglesia y quiere contribuir a su labor”, asegura. Sin embargo, “el sistema de la `X` se ajusta mucho a la actividad económica” y “aunque hay más contribuyentes, tienen menos capacidad económica”. Mons. Martínez Camino recordó que la Iglesia “no recibe ninguna partida de los Presupuestos Generales del Estado” como ocurre con otras instituciones, como los sindicatos o los partidos, sino que “si ningún contribuyente quisiera marcar la `X`, la Iglesia no recibiría nada. Es la única institución que todos los años somete a la voluntad de los contribuyentes el dinero que recibe».

Por su parte, Fernando Giménez Barriocanal, Secretario de Asuntos Económicos de la CEE, ha apuntado que “el régimen fiscal de la Iglesia no deriva de los Acuerdos Iglesia-Estado” y aseguró que la Iglesia paga el mismo IBI que las fundaciones en España. No hay régimen de privilegio”. En este sentido, Mons. Martínez Camino recordó que los Acuerdos son “el modo habitual en que los Estados democráticos se relacionan con la Iglesia”, y que el ejercicio de la libertad religiosa “es un derecho primario”.

Preguntado sobre la reforma laboral, Mons. Martínez Camino ha dicho que «no hay una opinión de la Conferencia Episcopal», y se ha remitido a la encíclica de Benedicto XVI «Caritas in Veritate», en la que el Papa habla de la dignidad del trabajador, porque “una legislación justa tiene que tener en cuenta estos aspectos”.

En la rueda de prensa, el portavoz de los Obispos ha señalado que en la última declaración dela Renta, de 2011, correspondiente al IRPF de 2010, el número de declaraciones con asignación a favor de la Iglesia Católica se ha incrementado en 194.685. El número total de declaraciones a favor dela Iglesiase ha elevado a 7.454.823. En los últimos cinco años, se ha producido un aumento de casi un millón de declaraciones (exactamente 971.643).

Sin embargo, «el impacto de la crisis se ha notado, a nivel general, no sólo en la disminución del número total de declaraciones presentadas, sino también en el monto global de la cuota íntegra, que ha experimentado un descenso muy significativo».

La Conferencia Episcopal Española (CEE) considera que, «a pesar del contexto general de crisis económica, los resultados de este ejercicio son positivos y permitirán mantener el sostenimiento de las actividades básicas de la Iglesia en niveles de eficacia y austeridad semejantes a los que han venido siendo habituales hasta ahora». «El importante aumento en el número de personas que año tras año deciden asignar a favor de la Iglesia muestra que la percepción real que la sociedad tiene de la Iglesia es positiva. La CEE agradece su colaboración a todos los contribuyentes que han marcado la casilla de la Iglesia Católica en su Declaración de la Renta, en especial a los muchos que lo han hecho por primera vez este año, y recuerda que las otras formas de colaboración al sostenimiento de la Iglesia, como son por ejemplo las colectas o las suscripciones, continúan siendo absolutamente indispensables», dijo.

Monseñor Martínez Camino afirmó que «marcar la casilla no cuesta nada y, sin embargo, rinde mucho».