La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)
El Papa expresa su cercanía espiritual, y sus más sentidas condolencias

El Santo Padre expresa su pésame por fallecimiento del Presidente Emérito de la República Italiana, Oscar Luigi Scalfaro

Ayer se hizo público el telegrama de pésame de Su Santidad Benedicto XVI por el fallecimiento del Senador Oscar Luigi Scalfaro, Presidente emérito de la República Italiana, dirigido a su hija Marianna Scalfaro, en el que el Papa expresa su cercanía espiritual, y sus más sentidas condolencias asegurando su sincera participación en el grave luto que aflige también a la entera Nación italiana. Y Citamos: “Al recordar con vivo afecto y con especial gratitud a este ilustre hombre católico de Estado, íntegro magistrado y fiel servidor de las instituciones que, en las responsabilidades públicas desarrolladas siempre actuó en la promoción del bien común y de los perennes valores éticos, religiosos cristianos propios de la tradición histórica y civil de Italia; elevo fervientes oraciones en sufragio invocando para su alma la bondad divina, y de la intercesión de la Virgen María -por él particularmente venerada –, la Paz Eterna, a la vez que de corazón imparto a Usted y a todos sus familiares la reconfortante bendición apostólica”.
Los funerales del Presidente emérito de la República Italiana Oscar Luigi Scalfaro se celebran de forma privada a las 14.00 horas de hoy en la iglesia romana de Santa María en Trastevere.

«Al recibir la noticia del fallecimiento del senador Oscar Luigi Scalfaro, presidente emérito de la República italiana y durante largo tiempo protagonista de la vida pública y generoso servidor de las instituciones de esta nación», el Sumo Pontífice ha hecho llegar también su profundo pésame al actual presidente de Italia y a toda la nación italiana.

El telegrama de condolencias del Santo Padre, dirigido al presidente Giorgio Napolitano, asegura asimismo fervientes oraciones de sufragio por el fallecido presidente emérito y está firmado por el Cardenal Tarcisio Bertone, Secretario de Estado de Su Santidad.