La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)
El próximo jueves 2 de febrero, la Iglesia celebra la XVI Jornada de la Vida Consagrada bajo el lema "Ven y sígueme"

La Jornada Mundial de la Vida Consagrada nos recuerda la importancia del testimonio evangélico de los religiosos y religiosas

Paloma Fernández Cárdenas- La celebración anual de la Jornada Mundial de la Vida Consagrada, el próximo jueves, 2 de febrero, nos invita a expresar un vivo agradecimiento por el testimonio evangélico y el servicio a la Iglesia y al mundo ofrecido por todos los religiosos, religiosas, miembros de institutos de vida consagrada que nos iluminan cada día con sus acciones cotidianas, con su ministerio y con el carisma transformado en apostolado. 

En ese día miramos a la vida consagrada y a cada uno de sus miembros como un don de Dios a la Iglesia y a la humanidad. Juntos damos gracias a Dios por las Órdenes e Institutos religiosos dedicados a la contemplación o a las obras de apostolado, por las Sociedades de Vida Apostólica, por los Institutos Seculares, por el Orden de las Vírgenes, por las Nuevas Formas de Vida Consagrada. 

El lema escogido para este año es: «VEN Y SÍGUEME» (Mc 10, 21). Vida Consagrada y Nueva Evangelización. Acontece después de la celebración de la Jornada Mundial de la Juventud en Madrid y en el horizonte del próximo Sínodo de los Obispos sobre el tema: la nueva evangelización para la transmisión de la fe cristiana (Roma, 7 al 28 de octubre de 2012). 

La nueva evangelización, a la que nos convoca la Iglesia, es principalmente un desafío espiritual para salir de la indiferencia. Depende, en gran medida, de la credibilidad de nuestra vida y de la convicción de que la gracia de Dios obra y transforma hasta convertir los corazones. La nueva evangelización requiere nuevos evangelizadores. 

En el marco de esta gran celebración, los obispos de la Conferencia Episcopal Española (CEE) recordaron que laIglesia  necesita la fidelidad de nuevos evangelizadores y destacaron que la gran tarea en la nueva evangelización corresponde a la vida consagrada, ya que los consagrados están llamados por su vocación, consagración y misión a vivir un estilo de vida que exige, en primer lugar, la santidad de vida a la que toda la Iglesia está llamada.

La Catedral de la Almudena acogerá a cientos de fieles que celebrarán la Eucaristía

Con motivo de esta gran fiesta, el Cardenal Arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, presidirá una solemne celebración de la Eucaristía en la Catedral de Santa María la Real de la Almudena. La Misa, que dará comienzo a las 19,00 horas, será concelebrada por el Vicario Episcopal de la Vida Consagrada, Joaquín Martín Abad junto con distintos religiosos y consagrados de la Iglesia en Madrid. 

 A la celebración está previsto que asistan los consagrados y consagradas de la archidiócesis, que durante la misma renovarán sus votos o compromisos que tienen su fundamento en los consejos evangélicos ante el Cardenal.