La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)
Al recibir a los participantes en la Sesión Plenaria de la Congregación para la Doctrina de la fe

El Santo Padre recuerda que también la problemática moral constituye un nuevo desafío para el camino ecuménico

Al recibir ayer a los participantes en la Sesión Plenaria de la Congregación para la Doctrina de la fe el Papa manifestó su alegría por este encuentro que le permitió expresarles su aprecio por el servicio que desarrollan para la Iglesia y de modo especial para el Sucesor de Pedro en su ministerio de confirmar a los hermanos en la fe.

Tras agradecer al Cardenal William Levada su saludo cordial en el que recordó algunos de los importantes empeños del Dicasterio de estos últimos años, Benedicto XVI manifestó su reconocimiento particular a esta Congregación que, en colaboración con el Consejo pontificio para la Promoción de la nueva evangelización, prepara el Año de la fe, acogiendo un momento propicio para volver a proponer a todos el don de la fe en Cristo resucitado, junto a la luminosa enseñanza del Concilio Vaticano II y la valiosa síntesis doctrinal ofrecida por el Catecismo de la Iglesia católica.

El Papa también afirmó que el tema de la unidad de los cristianos está relacionado estrechamente con esta tarea. Y se detuvo sobre algunos aspectos doctrinales referentes al camino ecuménico de la Iglesia, que ha sido objeto de una profunda reflexión en esta Plenaria, en coincidencia con la conclusión de la anual Semana de Oración por la Unidad de los cristianos.último Concilio, exige nuestra vigilancia.

Como conclusión de estas reflexiones, el Santo Padre deseó una estrecha y fraterna colaboración de la Congregación para la Doctrina de la fe con el competente Consejo pontificio para la Promoción de la unidad de los cristianos, a fin de promover eficazmente el restablecimiento de la plena unidad entre todos los cristianos. Puesto que, como afirmó, la división entre ellos, “no sólo se opone abiertamente a la voluntad de Cristo, sino que también es de escándalo al mundo y daña la más santa de las causas: la predicación del Evangelio a toda criatura” (Decreto Unitatis redintegratio, 1).

“Por tanto –terminó diciendo el Papa– la unidad no es por tanto sólo el fruto de la fe, sino también un medio y casi un presupuesto para anunciar de modo cada vez más creíble la fe a quienes aún no conocen al Salvador. Y se despidió de los miembros de la Congregación para la Doctrina de la fe renovándoles su gratitud por su servicio, a la vez que les aseguró su constante cercanía espiritual y les impartió de corazón su Bendición Apostólica. (María Fernanda Bernasconi – RV).