La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

Regenerar la Justicia

La avalancha de reformas destinadas a regenerar la Justicia, anunciadas por el ministro Ruíz Gallardón, ha coincidido con la sentencia que ha absuelto al ex presidente de la Generalidad valenciana, Francisco Camps, de un supuesto delito menor de cohecho impropio. Entre las reformas figura una nueva regulación del secreto del sumario destinada a garantizar la presunción de inocencia mientras dure la instrucción judicial, algo que ha brillado por su ausencia en este caso, en el que Camps ha sido objeto de un  linchamiento político a lo largo de los tres largos años que ha durado el proceso. Como guinda, el portavoz socialista en la asamblea valenciana, Ángel Luna, afirmaba que, al margen de la absolución, el objetivo de su partido, que era destruir la vida política de Camps, se había conseguido.

En este caso lo primordial no ha sido hacer justicia sino desacreditar a un político y arrojar basura sobre un partido que a pesar de todo, goza del favor mayoritario de los valencianos. Hechos como éste, así como los procesos abiertos por prevaricación al juez Garzón, que precisamente fue el primer instructor del “caso Gürtel”, en el que se trató de implicar a Camps,  o algunas sentencias difícilmente comprensibles por la sociedad, han generado una gran desconfianza en la Justicia. Los anuncios de Gallardón, que ahora deben ser llevados a buen puerto, marcan una línea de regeneración necesaria en un campo especialmente delicado para la convivencia civil. Como venimos diciendo, la emergencia económica no debe impedir la urgente renovación institucional, educativa y cultural que nuestro país necesita.