La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

Aborto: reforma, pero de verdad

El anuncio del Ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, de que el Gobierno iniciará en breve la tramitación de la reforma del ley Aído del aborto es el primer movimiento del Gobierno en lo referente al necesario cambio de las leyes que marcaron la estrategia de ingeniería social de Zapatero. La urgencia de la actuación económica no debe ralentizar un obligado proceso de modificación de algunas decisiones legislativas que han pretendido configurar a la sociedad española. Además el electorado del PP estaba esperando este tipo de decisiones. El anuncio del ministro Gallardón apunta en la buena dirección y deja ver que el Gobierno no quiere vivir al margen de la realidad social

Ahora bien, ya que se va a producir un cambio legislativo en una cuestión tan fundamental como la defensa de la vida del concebido y no nacido, la reforma no debe quedarse en cuestiones parciales como el el consentimiento paterno para las menores. El ministro ha aludido a la jurisprudencia del Tribunal Constitucional, y esa debe ser la referencia jurídica. El principio de que todos tienen derecho a la vida no es un punto de partida del que se puedan extraer acomodadas interpretaciones, sino una realidad pre-política, que nuestra Constitución tiene el mérito de reconocer. El aborto como derecho es una aberración moral y un disparate jurídico. Habrá que esperar a que el Gobierno presente su texto para ver cómo lo torcido se endereza.