Cuando se vive apegado al dinero, al orgullo o al poder, es imposible ser feliz (Francisco)
CONVERSATION BETWEEN BELIEVERS AND NON-BELIEVERS

CONVERSACIONES. “La realidad de la vida humana”

 ABSTRACT

Today, we are going to try to understand what Julián Marías wants to tell us in the first part of chapter VII (Human life reality – “La realidad de la vida humana”).

In this part, Marías realizes that one of the most important mistakes in philosophy has been trying to equalize the concepts of “human life” and “man”, causing confusion. In this sense, he states that the West has tended to consider the man as a thing and has introduced some concepts as “conscience”, “existence” or “subjectivity” in order to make a distinction between them. In Marías opinion, these concepts are just aspects of personal reality, not a definition of what man is. But ¿what is man? For him, the man is a reality that I find in my own life, and that’s why he considers that the sense of life is not biological, if not biographical. That is to say, the only life that I can know deeply is my own life, so it is also the way to know the life, in abstract terms.

Next week, we will comment on part II of this same chapter

Hoy nos adentramos en la primera parte del capítulo VII: La realidad de la vida humana del texto de Julián Marías Antropología metafísica. (Alianza editorial. 224 págs.)

 

A lo largo del primer párrafo nuestro filósofo nos advierte del uso que, a lo largo de los anteriores capítulos, se ha hecho de la vida humana en su realidad “para comprender todo lo que hemos entendido hasta ahora […] estamos en la vida, nos encontramos desde luego en ella, dentro de su ámbito o área, y sólo tarde –en un esencial «tarde»- podemos descubrirla” (Antropología metafísica. Pág. 52).

Para adentrarse en el análisis de la vida humana Julián Marías hace referencia al pensamiento de Ortega y Gasset, pero da un paso más allá al pasando así de la teoría analítica a la empírica. Para ello comienza su estudio afirmando uno de los errores que la filosofía ha comedido: tratar de igualar los conceptos de vida humana y hombre, creando confusión. Ya que “este intento de aclaración se vuelve contra el que lo pone en práctica, porque ese nuevo término, a pesar de su apariencia obvia, es también problemático, y se recae en una confusión mayor” (Antropología metafísica. Pág. 53).

Afirma que en occidente se ha tendido a ver el hombre como cosa y para distinguirlo se ha introducido conceptos como yo, sujeto, conciencia, existencia o subjetividad. Pero esos conceptos son sólo aspectos o dimensiones de la realidad personal, el hombre no es eso. Entonces ¿qué es el hombre? Julián Marías responde: “el hombre es una realidad que yo encuentro en mi vida (incluso el hombre que soy yo); yo soy quien se encuentra en la vida; mi subjetividad es simplemente un carácter que está. El sentido de la vida no es biológico, sino –como Ortega enseñó siempre- biográfico […] Se trata de vida biográfica, es decir, de una realidad que incluye entre sus caracteres el ser biográfica” (Antropología metafísica. Pág. 54).

La única vida accesible, la única que pedo conocer en rigor es la mía y solo partiendo de ella puedo llegar a conocer la vida en abstracto. Al igual que hiciera con el concepto de criatura y Creador, Julián Marías parte del concepto concreto y tangible mi vida para llegar a la vida.

 

Siguiendo la estructura del capítulo, proponemos para la próxima semana la segunda parte del séptimo capítulo: La realidad de la vida humana.