La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)
Triunfo de la causa provida en Rockford

La presión social logra el cierre de una clínica en Illinois tras 40 años practicando abortos

Un grupo de activistas pro-vida contribuyó al cierre definitivo de una clínica de abortos en Rockford, estado de Illinois (Estados Unidos), que funcionó durante casi 40 años incumpliendo las normas de salud estatal. En declaraciones a ACI Prensa, el director del grupo Pro-Life Action League de Chicago, señaló que el cierre «es una increíble victoria» para el activismo pro-vida.

“Estamos emocionados” por esta decisión, aseguró Thomas Brejcha, presidente de la Thomas More Society. “Las condiciones dentro de la clínica eran abominables. Había un claro peligro para la salud pública”, añadió.

Brejcha contó también que el dueño del Rockford’s Northern Illinois Women’s Center había colocado carteles y objetos ofensivos “incluyendo una muñeca de una religiosa que tenía un piercing con forma de crucifijo y que tenía un mensaje macabro”, además de un Cristo con un gesto obsceno. En su opinión, “eran símbolos anticatólicos y anticristianos horribles, demasiado ofensivos para creer que eran reales”.

La clínica de abortos fue cerrada temporalmente en septiembre del año pasado por no satisfacer los mínimos requerimientos en sus tres salas de operaciones. Tras una audiencia celebrada el 5 de enero ante el departamento de salud pública, el centro reabrió sus puertas una vez que pagó una multa de 9.750 dólares. Sin embargo, al recibir una nueva orden de cierre por tres meses, la dirección del centro ha anunciado que no tiene la intención de volver a la actividad.

No es un caso aislado

Como razón para no reabrir la clínica, sus responsables aluden a una falta de apoyo por parte de la comunidad y el ambiente político y social creado en la zona en contra del aborto.

Brejcha comentó además que “este es no es un caso aislado” y puso como ejemplo una clínica de abortos en Filadelfia “con pésimas condiciones” que también fue cerrada luego de una investigación por homicidio”.

Tras señalar que el activismo pro-vida en los exteriores de la clínica fue muy importante para lograr el cierre de la clínica en Rockford, Brejcha alertó que “los estándares legales se han establecido incluso por debajo de lo que se solicita a las clínicas veterinarias. Esto es inaudito y tiene que acabarse”.