La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)
¡Compartimos la victoria de Cristo!

El Papa recuerda que «la fe en Cristo y la conversión interior debe acompañar constantemente nuestra oración por la unidad de los cristianos»

De cara a la celebración del Año de la fe (del 11 de octubre de 2012 al 24 de noviembre de 2013), en el que se enmarca la celebración del Sínodo de los Obispos para la Nueva Evangelización, Benedicto XVI celebró ayer por la mañana en el Aula Pablo VI del Vaticano su Audiencia General centrada en la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos que a partir de hoy, y hasta el próximo 25 de enero, se realiza en muchas partes del mundo.

El tema elegido para este año es: “Todos seremos transformados por la victoria de nuestro Señor Jesucristo” (1 Cor 15:51-58), elegido por los representantes de la Iglesia Católica y por el Consejo Ecuménico polaco. Sobre este aspecto el Papa recordó que la experiencia de opresión y de persecución en Polonia nos llama a una reflexión más profunda sobre el significado de la victoria de Cristo sobre el pecado y la muerte, “una victoria que compartimos a través de la fe. Por su enseñanza, su ejemplo y su misterio pascual, el Señor nos ha mostrado el camino a una victoria obtenida no por poder, sino por amor y preocupación por los necesitados”.

La fe en Cristo y la conversión interior, individual y comunitaria, destacó el Papa, debe acompañar constantemente nuestra oración por la unidad de los cristianos. “Durante esta semana de oración, pidamos al Señor en forma particular que fortalezca la fe de todos los cristianos, para cambiar nuestros corazones y dar testimonio del Evangelio. De esta manera – dijo- contribuiremos a la nueva evangelización respondiendo cada vez más plenamente a la necesidad espiritual de los hombres y mujeres de nuestro tiempo”.

Benedicto XVI nuevamente puso en evidencia la importancia de la fe cristiana en medio de las pruebas y dificultades, con relación al don total obrado por Jesús en el Misterio Pascual y recordó que “la unidad por la cual pedimos requiere una conversión y que necesario reforzar la fe en el Dios de Jesucristo, que ha hablado y se ha hecho uno de nosotros”.