La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

Últimos actos de la JMJ

Hoy vamos a terminar esta serie de artículos que recuerdan la visita del Santo Padre, Benedicto XVI a Madrid con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud en Agosto de 2011.

Vamos a agrupar los últimos: la Sta. Misa con los seminaristas el Sábado 20 de Agosto,  el encuentro con los Comités organizadores del encuentro, la visita al  Instituto  San José, Cuatro Vientos: vigilia y celebración de despedida, encuentro con los Voluntarios en el IFEMA y despedida en Barajas.

Es mucho el contenido y es mucho, también, el mensaje de amor y esperanza que nos deja el Papa. El Encuentro con los Seminaristas en la Catedral de la Almudena, colmó de alegría al Santo Padre.  Eran los futuros sacerdotes que, con su seguimiento incondicional van configurando su alma sacerdotal según la medida del Corazón de Cristo. Comprobar la llamada constante del Señor  a jóvenes discípulos para hacerlos apóstoles suyos hace que permanezca viva la misión de la Iglesia y la oferta del Evangelio al mundo. El Santo Padre les ofrece una orientación para su vida de Seminaristas y para  toda la vida: “”Años de silencio interior, de permanente oración, de constante estudio y de inserción paulatina en las acciones y estructuras pastorales de la Iglesia”. “Configurarse con Él es, en realidad, la tarea en la que el sacerdote ha de gastar toda su vida.”

A los miembros de los Comités de organización les dice con afecto: ”durante meses  habéis entregado lo mejor de vosotros mismos al servicio de la misión de la Iglesia”.

La visita al Instituto de San José manifiesta la cercanía del Papa y su aprecio por todos los que sufren. Dice así: “la grandeza de  de la humanidad está determinada esencialmente por su relación con el sufrimiento y con el que sufre. Una sociedad que no logra aceptar a los que sufren y no es capaz de contribuir mediante la compasión a que el  sufrimiento sea  compartido y sobrellevado también interiormente, es una sociedad cruel e inhumana… Tantos testigos nos hablan de la dignidad de cada vida humana, creada a imagen de Dios… la imagen de Dios se nos ofrece también en el rostro de quien padece… vosotros contribuís decididamente a edificar la civilización del amor. Más aún, sois protagonistas de esta civilización”.

En Cuatro Vientos, en la Vigilia de Oración, en la que pudimos profundizar en la verdad de que “Dios nos ama, esta es la gran verdad de nuestra vida y que da sentido a todo lo demás”. Su invitación a la Oración, después de aquellos minutos inolvidables de tormenta y viento, minutos en los que nadie se movió. El Sto.  Padre, emocionado de la fortaleza y resistencia de los jóvenes  dice con cariño: “Vuestra fuerza es mayor que la lluvia. Gracias. El Seño, con la lluvia nos ha mandado muchas bendiciones…  Hemos vivido una aventura juntos. Firmes en la fe en Cristo Habéis resistido la lluvia… con Cristo podréis siempre  afrontar las prubas de la vida. No lo olvidéis. Gracias a todos.

Santa Misa del Domingo 21:  La catolicidad de la Iglesia brilla en esta solemnísima Eucaristía. Es el momento culminante de la Jornada Mundial de la Juventud.. Sí, apoyados y confiados en el sí de Pedro que el Papa encarna y actualiza para ellos y con ellos en esta solemnísima celebración de la Eucaristía   Unidos en Cristo, marcharéis  a vuestras casa y ambientes dispuestos a ser testigos valientes del Evangelio  de Jesucristo con las palabras y con las obras…  Comienza una nueva etapa en vuestra vidas en la que estíá9is  llamados a ser “testigos de la alegría”,  de la alegría de Cristo resucitado. Os pido, queridos amigos, que améisa la Iglesia que os ha engendrado en la fe, que os ha ayudado a conocer mejor a Cristo, que os ha hecho descubrir la belleza de su amor.

Finalmente, el Sto. Padre ya de camino hacia el aeropuerto se encuentra con los Voluntarios en el IFEMA a quienes agradece, con inmenso cariño, el trabajo  realizado en el servicio a los demás.  Les anima a que “guardés en vuestro corazón esta gozosa experiencia  y a que crezcáis, cada día más, en la entrega de vosotros mismos a Dios y a los hombres.. Quien valora su vida desde esta perspectiva sabe que al amor de Cristo  sólo se puede responder  con amor, y eso es lo que os pide el Papa en esta despedida: que respondáis con amor a quien por amor se ha entregado por vosotros.”.

Ya solo queda recordar la despedida en el aeropuerto. El Sto. Padre se ha sentido muy feliz. Todo quedará grabado en su memoria y en su corazón. Os invito a difundir por todos los rincones del mundo la gozosa y profunda experiencia de fe vivida en este noble país… Ayudad  a vuestros amigos y compañeros a descubrir que amar a Cristo es vivir en plenitud. Que la alegría del Señor, colme siempre vuestros corazones.

Sólo deseo que estas línea nos estimulen a profundizar con el corazón, la vivencias, las palabras del Sto. Padre, las alocuciones del Sr. Cardenal Arzobispo de Madrid en cada encuentro y así, mantengamos viva la experiencia de esta Jornada Mundial, verdadero regalo para Madrid, para España y para toas las personas que hemos tenido el privilegio de participar.