La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

La pobreza en España

Jaime Rodríguez-Arana. Catedrático de Derecho Administrativo.-  En estos días hemos conocido que el 22.5 % de la población activa en España, diez millones de personas, vive en situación de pobreza relativa, con 500 euros al mes. Dos millones, con ingresos de 300 euros, viven en situación de pobreza severa. Estos datos los ha suministrado el presidente de la red europea de lucha contra la pobreza y la exclusión social en España, que no ha dudado en calificar la situación que se avecina en 2012 de tremenda.  

El Instituto Nacional de Estadística, INE, publicaba, por su parte, unos datos ciertamente asombrosos en línea con los dígitos manejados por el responsable de la red europea de lucha contra la pobreza y la exclusión social. En nuestro país, el 21.8 % de la población vive por debajo del llamado umbral de la pobreza.  Vivir por debajo del umbral de la pobreza según el INE equivale a disponer de menos del 60% de la media de los ingresos por persona del conjunto de la población.  Es decir, si pensamos en un hogar con un solo adulto el umbral sería de 7.533.3 euros. Si hay dos personas adultas el umbral se establece en 11.300 euros y si el hogar consta de dos personas adultas y un menor, nos encontraríamos en el límite de los 13.560 euros. Dos niños y dos adultos en el hogar implica que el umbral de la pobreza se sitúe en 15.820 euros.

Muchas personas, demasiadas personas que viven por debajo del umbral de la pobreza. Tantas que de ser cierto en sentido estricto no sorprendería que en cualquier momento se produzcan incidentes o estallidos sociales de gran magnitud. El INE también informa acerca de otro dígito para reflexionar: son los menores de 16 años quienes están más expuestos al umbral de la pobreza (el 26%). Pero las malas noticias no terminan con la de la pobreza juvenil. Resulta, son también datos del INE, que el 35.9 % de los hogares españoles no tiene capacidad para afrontar gastos imprevistos en 2011.

De 2009 a 2010 ha crecido un 1.1% la pobreza en España. La causa principal se encuentra en la caída general de los ingresos, estimada, como media, de un 4.4%: 24.890 millones de euros en términos absolutos, 9.371 euros por persona. Descenso de los ingresos que no siempre se puede prever y que deja a muchas familias en muy mala situación como lo atestiguan, por ejemplo, los seis millones de personas atendidas, a través de sus diversos programas, por Cáritas, la ONG de la Iglesia Católica dirigida a ayudar a los más pobres y necesitados de la sociedad.

La pérdida de ingresos está, a su vez, originada en el creciente desempleo que azota ya a varios millones de ciudadanos. En concreto a finales de 2010 se registraron 4.6 millones de parados, 370.000 más que el año anterior. En 2012, de seguir la tendencia experimentada hasta el momento seguirá creciendo el desempleo y, por ende, el número de familias que viven por debajo del umbral de la pobreza.

Si contemplamos territorialmente estos datos resulta que las Autonomías con registros más elevados en cuanto al número de hogares que viven bajo el umbral de la pobreza son Extremadura (38 %) y Canarias (31%). Las Comunidades Autónomas con mejores registros son Navarra (7.3%), País Vasco (11.6%) y Asturias /12.3%).

Así las cosas, es urgente cuanto antes poner en marcha medidas que generen puestos de trabajo. Medidas que incentiven la economía, medidas que mejoren la educación, medidas que ayuden a los emprendedores, y, por supuesto, medidas que ajusten el sector público a parámetros de racionalidad. No puede ser, de ninguna manera, que este elefantiásico sector público tenga que ser soportado por los sacrificios de los españoles. De ninguna manera.