La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)
La crisis se agudiza y la ayuda es urgente

Cáritas confía en que las tensiones políticas no afecten a la ayuda humanitaria a Corea del Norte

«Nuestra esperanza es que las tensiones políticas no detengan la ayuda humanitaria a los millones de hambrientos del Norte», ha dicho a la Agencia Fides p. Gerard Hammond, misionero de Maryknoll y Director de los Programas del Norte en Cáritas Corea. El misionero, que ha visitado Corea del Norte 30 veces desde los años 90, asegura que «en esta temporada, la crisis se agudiza y la ayuda es urgente».

Cáritas ha llamado la atención mundial sobre los millones de personas que sufren en Corea del Norte, mientras el mundo se centra en los retos y los posibles cambios, con el gobierno del nuevo líder norcoreano Kim Jong-un.

En los últimos días, Cáritas Internationalis ha hecho un llamamiento por el que se insta a la comunidad internacional «a no descuidar a millones de personas que padecen hambre en el país asiático». Inundaciones, un duro invierno, la infraestructura agrícola deficiente y el aumento de precios de los alimentos han dejado a dos tercios de la población total (24,5 millones de unidades) sin alimentos suficientes.

En diciembre, el Secretario General de Cáritas Internationalis, Michel Roy, tuvo una reunión en Seúl para discutir la crisis alimentaria en Corea del Norte y planificar estrategias de intervención. «La desnutrición ha dejado niños, mujeres embarazadas y personas ancianas tan débiles que, cuando llegue una nueva crisis, su impacto será aún más peligroso. El imperativo humanitario es que la gente de Corea del Norte reciba ayuda y no sea rehén de la geopolítica», dijo Roy. De acuerdo con el Programa Mundial de Alimentos (PMA) sólo el 6% de las familias en el Norte tienen un consumo de alimentos aceptable.

«Cáritas Corea – destaca el P. Hammond a Fides – sigue programas de ayuda humanitaria, seguridad alimentaria, sanidad, centrándose sobre todo en tres categorías principales de personas más vulnerables: mujeres, niños y ancianos».

El religioso espera que «la comunidad internacional tenga en cuenta la crisis humanitaria en el norte,» y que «la ayuda a las personas que padecen hambre no sea politizada». La próxima misión de Cáritas en el norte será organizada, probablemente, la próxima primavera de 2012