La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

Inquietante liderazgo chino

Se prolonga entre los expertos internacionales el debate sobre el futuro de China. El pasado mes de septiembre se publicó en Estados Unidos el libro Eclipse. Su principal tesis es que el Gigante Asiático, en un período corto, se convertirá en la primera potencia mundial. Es la segunda economía del mundo, crece a muy buen ritmo y se ha convertido en el gran comprador de la deuda de Estados Unidos. A pesar de los esfuerzos realizados por la administración Obama, su moneda, el yuan, está artificialmente baja. Pero hay quien cuestiona el pronóstico de la hegemonía china. Su economía ya está dando signos de debilidad, la inflación es alta y la capacidad de innovación muy reducida. El deterioro del medio ambiente, escandaloso.

El régimen comunista sigue sin respetar los derechos humanos. Lo que le sucede a la iglesia católica es una buena muestra. Dos de sus obispos más ancianos permanecen en prisión desde hace años y no se sabe el número de sacerdotes que se encuentran internados en campos de trabajo. Las autoridades pretenden desde hace décadas controlar la vida de los fieles. Es evidente que el desarrollo económico, a largo plazo, no es sostenible sino respeta la ecología de lo humano. Y el primer principio de esa ecología es la libertad. A corto plazo, Occidente no puede permanecer callado ante su atropello.