La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

Nombramientos, trajes y duques.

Magdalena del Amo, periodista.- Creo que por primera vez, el año y la legislatura coinciden en el arranque de sus primeros pasos y sus incipientes balbuceos. Poco a poco se van colmando nuestras ansias y vamos conociendo los nombres y perfiles de quienes van a ocupar un lugar en nuestras vidas, casi en nuestras mesas, en el sentido más literal: nuestros dirigentes políticos.

Al recién estrenado presidente del Congreso, Jesús Posada ya le han colocado el sambenito de político de “perfil bajo”. Como es un hombre tranquilo, muy al estilo de Mariano Rajoy, nada dicharachero y tampoco un piquito de oro, hala, a llamarle soso y poca cosa. Parece que estamos demasiado acostumbrados a la estridencia, a la sobreactuación, al discurso aprendido y a la locuacidad incontenida. Paciencia, capacidad de diálogo y empatía son cualidades que debe tener un presidente dela Cámara Baja–aunque no todos hayan cumplido el requisito—, y el señor Posada pasa de notable. Dicen que la intención del líder popular estaba puesta en Jorge Fernández Díaz, dirigente del PP de Cataluña y amigo personal de Rajoy, pero que CIU presionó para que un catalán no estuviera por delante de Artur Más en el protocolo del Estado. Hay quien compara esta situación con lo que sucedió hace 15 años, cuando Aznar inmoló en la pira a Vidal Cuadras, pero los casos son muy diferentes.

Si la cotización de los políticos está tan a la baja que se ha convertido en la tercera preocupación de los ciudadanos, parece que el relativismo ha invadido el hemiciclo. La toma de posesión tuvo, cuando menos, tintes surrealistas llegando a rayar el esperpento. Tanta risita y tanta morcilla de cosecha propia estuvo fuera de lugar. Y no es cuestión de purismos, sino de querer respetar lo respetable. Sabemos de sobra que Cayo Lara no renuncia a sus convicciones y no hacía falta que las cámaras del Congreso inmortalizasen su apostilla para la posteridad. Ni las del resto. Por una vez estamos de acuerdo con Rubalcaba cuando dice que dan la nota para tener su minuto de gloria.

Aunque suponemos que no está mucho para visitas –y no precisamente por el talón de Aquiles o el golpe en el ojo—el Rey fue recibiendo a los diferentes portavoces de los partidos para preparar la investidura del Presidente. En su visita protocolaria, CIU le prometió colaborar con Rajoy aunque descarte un acuerdo estable. Cayo Lara, muy en su línea, aunque sea ante el Monarca, prometió plantar cara a los recortes. Hay que reconocer que todos estuvimos –y seguimos—pendientes de Amaiur desde el primer momento. Xabier Errekorde le manifestó a don Juan Carlos que estaba encantado de estar allí; vamos, casi arrobado. Le preguntó por Urdangarín –compañero en el equipo de balonmano—, su yerno preferido aunque ahora esté apartado de la familia y del Museo de Cera, ese horror bajo la abeja de Rumasa, al más puro estilo de la película de Vincent Price, pero sin Juana de Arco.

A Amaiur de poco le sirvió la trampa de dejar apartado a su compañero diputado de Navarra –le faltan unas décimas para alcanzar el 15 por ciento—, a ver si colaba la estrategia entre los tibios y conseguir así formar grupo parlamentario. Pero la respuesta fue no. Los votos del PP en contra y la abstención del PSOE y CIU determinaron el resultado. Pura coherencia aunque ya había lenguas populares que hubieran aceptado al grupo vasco con tal de tenerlos tranquilos en la bancada y no darles la oportunidad de abusar del discurso del agravio. Recurrirán, y sólo Dios sabe cómo acabará esto. Si no consiguen su objetivo irán de víctimas y mucho me temo que será uno de los leit motiv de la campaña de las autonómicas vascas. También lo dice Pachi López pero ya sabemos que él seguirá diciendo y haciendo cosas “que nos helarán el corazón”.

Rosa Díez, a la que también le faltaban tres décimas—tendrá grupo, pero también utilizando la vieja trampa –aceptada por vieja, pero trampa al fin y al cabo—de tomar prestado un diputado, en este caso el de Foro Asturias. Su enojo es grande y con razón. Dice que UPyD no es Amaiur, cosa que nadie duda, y prepara una proposición no de ley para ilegalizar a la formación abertzale y a Bildu. Rajoy ha dicho que el tema está en manos de la abogacía del Estado, y que si hay base para ello, Amaiur será ilegalizada.

En su visita, Rajoy le anunció al Rey “medidas no gratas” que dará a conocer el lunes en el debate de investidura. Medidas de ajuste al estilo del Gobierno dela Generalitatde Cataluña. Recortes en vena que conoceríamos ya si se hubiera hecho pública la famosa carta de Trichet de agosto, que provocó la espantada de Zapatero. La reforma laboral ocupa el principio de la lista. Y aunque el traspaso de poderes está prácticamente cumplimentado, falta conocer el déficit público, pero la cifra exacta, pues como expresó Mariano Rajoy “si el déficit es del 6 por ciento, son 16.000 millones de recorte; por cada punto extra son 10.000 millones más. Hasta que no haya cuadro macroeconómico no podré tomar una decisión”. Estamos preparados para las sorpresas.

Para aderezar la semana un poco más, en el Palacio de Justicia de Valencia se inicia el denominado “juicio de los trajes” contra Francisco Camps, en el que no falta un gallego, José Crespo. La puesta en escena, más que de vista seria, nos recuerda un espectáculo circense, pero de llorar, incluida la constitución del jurado popular que sobrepasó todos los límites. No sé cómo acabará el asunto de los trajes, si fueron regalados o no. Sea como fuere, el problema de Camps no es de trapos. La punta del iceberg esconde un megabloque de hielo como para hundir otro Titanic, en forma de comisiones a empresas de la red Gürtel por la visita del Papa, con lo cual estaríamos hablando de malversación, fraude y prevaricación, como poco, aparte de la rama Urdangarín, que esa es otra y aún está el hilo en poder de Ariadna.

El asunto es serio; al yernísimo le aparecen agujeros en todo el casco y puede que el tema salpique a más de uno. El nombre de González Pons se suma hoy al grupo de amistades peligrosas del Duque. Él firmó el convenio de 5 millones de euros cuando era conseller, para que “consiguiese” los Juegos Olímpicos europeos y los “organizase”. La operación no dio frutos pero, aun así, Urdangarín cobró 380.000 euros. Y por si no hubiera bastante con los negocietes nacionales, eso sí, siempre con dinero público, se descubren sus conexiones con el financiero Warren Buffet y con Mixta África cuyo máximo accionista es el famoso príncipe árabe, Alwalid Ben Talal Bin Abdulaziz Al-Saud –que ocupa el puesto 13 entre los más ricos del mundo, según Forbes—acusado de violación. La denunciante declaró enla Audiencia Provincial de Baleares. Según los entendidos, no irá adelante este caso por tratarse de quien se trata y, ¡ojo!, se dice que podría peligrar la concesión de la obra del AVELa Meca a Medina. El todopoderoso príncipe ya amenazó con adjudicarle la obra a una empresa francesa si se continuaba dando publicidad a este caso y resultaba imputado. Solo así se puede entender que el fiscal haya vapuleado a la denunciante durante el interrogatorio de una manera poco profesional. Dicho de manera clara, el archivo del caso está valorado en unos 7.000 millones de euros.

La historia no ha hecho más que empezar. Esperemos que la justicia esté a la altura. En cuanto a lo demás, estamos pendientes del lunes 19.