La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

La «partícula de Dios» se niega a aparecer

Octavio Roncero, periodista.- La “partícula de Dios”, como se viene llamando al boson de Higgs, se niega a aparecer. En un seminario celebrado hace unos días en el CERN, presidido por su director,  Rolf  Heuer, se afirmó que ninguno de los experimentos realizados la ha encontrado: “Aún es pronto para eso”.  “No será hasta finales de 2012 cuando se puedan realizar más análisis y añadir datos que permitan hacer un anuncio definitivo  sobre la existencia o no existencia de la llamada partícula de Dios”.

Sin embargo, los resultados han generado una enorme expectación en la comunidad científica , convencida de que la famosa y esquiva partícula, si existe, debe tener una masa entre 115 y 130 gigaelectronvoltios, una medida de energía que se usa en física teórica para referirse a masas muy pequeñas. Junto a eso “la dificultad para encontrarla reside en que tiene un tiempo de vida muy corto; decae rápidamente en otro tipo de partículas. De hecho, los investigadores no persiguen a la partícula en sí, sino a estas otras partículas en las que se transforma.

El CERN está considerado como el laboratorio más grande del planeta y de tecnologías mas avanzadas y sofisticadas, muchas de ellas desarrolladas para la función investigadora que realiza en una frontera de vanguardia de la Física. Cientos de desarrollos revolucionarios en ciencia han salido y seguirán saliendo de este centro, fundado en 1954, mitad en territorio suizo y mitad en territorio francés.

El laboratorio está a cien metros de profundidad, lejos de la perturbaciones de la superficie, donde se encuentra el Gran Colisionador de Hadrones, el más grande y sofisticado acelerador de partículas del mundo. Se han necesitado más de 25 años y más de seis mil millones de dólares para diseñar y construir esta colosal maquina que se compone de un anillo superconductor dentro de un túnel de 27 kilómetros. El propósito de semejante alarde técnico-científico es encontrar el boson de Higgs ya que se considera como la partícula responsable de toda la masa de las demás partículas del Universo y, sobre todo, que confirmaría las previsiones del modelo estandar de la Física de partículas y llevaría a importantes avances en el conocimiento del Universo.

Precisamente la denominación de “Partícula de Dios” por el premio Nóbel León Lederman, se debe al papel crucial que el boson de Higgs juega en el conocimiento de la materia a nivel fundamental. Es como   “la llave de Dios” para penetrar en uno de los grandes misterios de la naturaleza.