La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

El hijo del laico beatificado Cándido Castán: “Mi padre era un hombre muy bueno, muy religioso”

 “Me emociono mucho”, comienza con lágrimas en los ojos a relatar el hijo del laico mártir que ayer fue beatificado en la Catedral de la Almudena de Madrid en una celebración presidida por el Cardenal Angelo Amato, Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos.  De hecho, “no habrá muchos hijos que puedan presenciar la beatificación de su padre”, afirmó.

El fiel laico beatificado es Cándido Castán San José, un hombre de fe, cuya vida influyó de una manera muy visible en toda su familia. De hecho, tuvo “un nieto cura y una nieta monja”, explicaba su hijo. A su juicio, el proceso “ha sido largo” pues llevan esperando 10 u 11 años.

De su padre recuerda que “era un hombre muy bueno, muy religioso, tenía mucha devoción al Corazón de Jesús  y a la Virgen del Carmen”.

Todavía se emociona cuando recuerda que cuando él era un niño de apenas ocho años, cuando regresaba de hacer la compra con su madre y los militares se llevaban a su padre detenido. “Hoy es un día alegre porque la Iglesia recuerda y reconoce a un hombre como mi padre”. “Él tenía mucha relación con los Oblatos, que fue donde lo llevaron cuando lo detuvieron”.