La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás (W. Churchill)

Europa es más que una moneda

 ¿Ha perdido Europa su alma? El asunto preocupa al Gran Rabino del Reino Unido y de la Commonweath, que aprovecha su visita al Papa para pronunciar mañana una conferencia sobre las raíces espirituales del continente. La presencia de Lord Sacks en la Universidad Pontificia Gregoriana recuerda la apología del jurista americano Joseph Weiler a favor de la mención de las raíces cristianas en el fracasado proyecto de Constitución europea. Quedaba rebatido que un no cristiano pudiera tener motivos de preocupación en una Unión Europea que reconozca su identidad espiritual. Todo lo contrario. Cuando Europa ha sido fiel a esa identidad, los derechos de todos han estado a salvo. En cambio un convencido europeísta no puede defender el olvido de esas raíces, porque eso equivale privar al proyecto europeo de impulso vital y condenarlo al fracaso.

Debemos intentar salvar al euro, pero no al precio de una desafección ciudadana cada vez mayor, similar a la que se ha producido en Croacia, que ha pasado del fervor europeísta al escepticismo. Croacia acaba de firmar su adhesión a la UE, y esto es motivo de esperanza en medio de la crisis actual. Pero no será fácil la ratificación en referéndum. Los obispos croatas han dicho que la tentación del desencanto es grande,  pero los católicos no deben arrojar la toalla, sino defender desde dentro un proyecto que debe ser mucho más que una moneda.